La Fiscalía se opone a dejar en libertad al acusado de la violación mortal del parque

La Fiscalía de Sevilla se ha opuesto a la petición de libertad planteada por Francisco Morillo Suárez, el hombre encarcelado como presunto autor del crimen perpetrado en febrero de 2016 sobre una joven que había ingerido medicamentos para intentar acabar con su propia vida en el parque de María Luisa de la capital hispalense.

Fuentes judiciales han informado a Europa Press de que, en un escrito, el Ministerio Público reclama a la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Sevilla que mantenga en prisión al acusado al entender que hay suficientes "indicios" de su participación en los hechos.

La Fiscalía también alega que existe riesgo de fuga por la "gravedad" de las penas solicitadas, y es que tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular que ejerce la familia de la víctima han pedido para el acusado la pena de prisión permanente revisable por un delito de asesinato y 15 años de cárcel por un delito de agresión sexual, así como que indemnice con 100.000 euros a los padres de la joven y con 25.000 euros a su hermana.

De su lado, el abogado de la familia, Alberto Lag, también se ha opuesto a la petición de libertad al entender que en la causa "obran elementos, indicios y pruebas que legalmente justifican" el mantenimiento de dicha medida.

"DEPREDADOR SEXUAL"

En un escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, el letrado asevera que "si cabe se han añadido más elementos que hacen aconsejable su mantenimiento hasta la finalización del juicio", pues las diligencias de prueba solicitadas por la defensa, "lejos de suscitar alguna duda respecto de la autoría por parte del acusado y de la calificación de los hechos investigados, han venido a confirmar de modo abrumador los indicios y pruebas en contra" del imputado "que ya existían, y la calificación penal que merecen tan abominables hechos".

En este sentido, el abogado añade que la instrucción "se encuentra finalizada y el proceso se encuentra, a día de hoy, tan sólo a la espera de que se evacue el escrito de defensa y se fije la fecha de comienzo de las sesiones del juicio, por lo que no se hace previsible que la situación de prisión provisional se alargue en exceso".

Al hilo, afirma que la actitud del imputado durante toda la instrucción, "así como su perfil delincuencial --como auténtico depredador sexual-- hacen perfectamente plausible la reiteración delictiva", a lo que se suman "la existencia de numerosos e incontrovertidos indicios racionales de criminalidad por parte del acusado, sin que la defensa haya aportado dato, prueba o indicio alguno que ni tan siquiera los debiliten o pongan en cuestión, antes al contrario, los han venido a confirmar".

Por último, considera "de todo punto ajeno al sentido común y fuera de toda lógica" mantener que no existe riesgo de fuga por parte de quien "se enfrenta a una petición de pena de prisión permanente revisable", a lo que se suma que "no tiene trabajo y hasta el momento de su ingreso en prisión convivía con una compañera sentimental y a sus expensas, con quien no tiene hijos comunes, le ha denunciado en varias ocasiones por violencia de género y agresiones sexuales, y a la que le ha sido infiel".

LA PETICIÓN DE LIBERTAD

"Pretender asimismo que con la fijación de una fianza de 1.000 euros se asegura la comparecencia del acusado y garantiza que no va a evadir la acción de la Justicia es simplemente un ejercicio de fe que no podemos compartir, y que a buen seguro el Tribunal a que nos dirigimos tampoco", concluye el letrado de la familia de la víctima.

Y es que el abogado del acusado, Eugenio Guevara, ha solicitado a la Audiencia su puesta en libertad provisional sin fianza "con las medidas cautelares que se estimen pertinentes", o de manera subsidiaria que se decrete su libertad con una fianza de 1.000 euros.

En este sentido, el letrado del encausado señala que el análisis de las circunstancias del caso "impide el mantenimiento por más tiempo de la situación" de prisión provisional de su cliente, ya que éste permanece encarcelado desde el 11 de marzo de 2016 "sin existir pruebas concluyentes que indiquen su participación criminal" en los hechos.

Al hilo, el abogado alega que su patrocinado lleva ya "más de diez meses" en prisión, a lo que se suma "la cercanía del juicio" y que "tampoco hay motivo alguno para creer que va a intentar eludir la acción de la Justicia".

NO HAY RIESGO DE FUGA

"Mi patrocinado es una persona joven sin medios de vida autónomos y que se encuentra completamente integrado en su vida familiar en Sevilla, con su mujer, por lo que es impensable que abandone todo su entorno para eludir la acción de la Justicia", subraya el letrado.

Además, "no existe tal riesgo de fuga por cuanto depende económicamente de su mujer", apostilla la defensa del acusado, que añade igualmente que éste carece de antecedentes penales.

En conclusión, el letrado expone que mantener encarcelado a su patrocinado "carece de sentido", ya que "está dispuesto a asegurar su puesta a disposición del tribunal" mediante su presentación periódica ante la autoridad que se determine, la aportación de su pasaporte o DNI o cualquier otra medida cautelar.

"El único deseo de mi representado se encamina a poder seguir desarrollando su vida normalmente con su familia y amigos, así como estar a la espera de que se compruebe en el presente procedimiento su inocencia", concluye el abogado.

La Fiscalía se opone a dejar en libertad al acusado de la violación mortal del parque

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios