La Fiscalía regional se queja de falta de despachos, salas para atender a víctimas y menores y espacio para archivos

La Fiscalía de la Comunidad de Madrid se queja de falta de despachos individuales, salas para atender a víctimas, denunciantes o menores y espacios para archivar los cientos de documentos que en muchos casos amontonas en cajas por los pasillos de las sedes, entre otras deficiencias y problemas.

La Fiscalía regional se queja de falta de despachos, salas para atender a víctimas y menores y espacio para archivos

Así se recoge en la Memoria de la Fiscalía regional de 2016, a la que ha tenido acceso Europa Press, que ha sido presentada este jueves por el fiscal superior, Jesús Caballero, en el acto de apertura del año judicial madrileño, que se ha celebrado en la sede del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Entre lo más grave se encuentran el hecho de que en las nuevas instalaciones de la Sección de Violencia sobre la Mujer no son adecuadas para atender a las víctimas y a sus hijos menores de edad, quienes "en muchas ocasiones, se ven abocadas a esperar varias horas en unas instalaciones en las que ni dentro ni próxima a las mismas pudiera encontrar un sitio cómodo o tranquilo de espera".

Además, tampoco existen salas de espera para denunciantes y testigos. Solo en la Sección Territorial de Majadahonda-Pozuelo se tiene una compartida con el Juzgado número 4 de Pozuelo de Alarcón.

FALTA DE ESPACIO Y DESPACHOS INDIVIDUALES

Por otro lado, la Fiscalía regional echa en falta despachos individuales para los fiscales, "no solo porque favorece la concentración en el trabajo, sino porque permite una mayor intimidad y privacidad a la hora de recibir letrados, víctimas, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y resolver conflictos del decano con cualquier Fiscal o funcionario".

La Memoria también indica que los despachos de los fiscales resultan "insuficientes" para guardar ordenadamente las causas cuando se trata de asuntos muy voluminosos o numerosos, lo que es habitual cuando se trata del despacho de ejecutorias, de delitos económicos o de medio ambiente.

En Madrid capital el despacho de la guardia de diligencias y los dormitorios, tanto de fiscales como de funcionarios y otras instalaciones de la guardia "son muy deficientes".

Por lo que se refiere al personal funcionario, la Memoria apunta que se encuentran aún en peor situación que la de los Fiscales, según señala la Fiscalía, pues el espacio "es insuficiente y carece de condiciones adecuadas". Por tanto, considera imprescindibles oficinas con más metros cuadrados y con espacios separados para el archivo, "de modo que el personal no tenga que convivir continuamente con el papel".

CAJAS Y ARCHIVADORAS POR LOS PASILLOS

Por otro lado, se quejan de que no hay espacio suficiente para archivos en ninguna sede. Es especialmente grave la situación en la Sección de Apelaciones/Enjuiciamiento de Julián Camarillo, donde se encuentran las carpetillas de los juicios a celebrar ante los 26 Juzgados de lo Penal y donde han de permanecer hasta que se dicte sentencia firme. "Ello obliga a un constante expurgo de carpetillas para su envío al archivo territorial", según refleja la Memoria.

Además, en la práctica totalidad de dependencias de la Fiscalía es habitual la existencia de cajas y archivadores por los pasillos, en algunos casos invadiendo el espacio que les debería corresponder a los diversos funcionarios de la instituciones. Las Secciones Territoriales tampoco disponen de espacio suficiente, critican.

Por todo ello, la Fiscalía considera necesarios despachos individuales, despachos en las sedes judiciales a las que los fiscales han de desplazarse, sala de espera, sala para recibir declaraciones, sala de videoconferencia, sala de juntas, zona de office, biblioteca, con dotación adecuada de libros jurídicos, baños para uso exclusivo de Fiscalía, espacio para archivos.

SECCIONES TERRITORIALES

Las Secciones Territoriales también tienen problemas. El Área de Móstoles y Fuenlabrada ha pedido la ampliación de las dependencias de Móstoles, ya que "en un espacio a todas luces insuficiente, trabajan en estos momentos un total de 19 fiscales, 12 funcionarios y 3 agentes, más los fiscales que se desplazan desde la sede de Fuenlabrada para celebrar juicios penales y vistas civiles".

"Hay despachos compartidos por cuatro y tres Fiscales, con puestos de trabajo colocados hacia la pared. Falta espacio para poder colocar los procedimientos, recibir a abogados, policías, familiares de posibles incapaces, víctimas de violencia de género... Los funcionarios se encuentran excesivamente juntos, prácticamente con las mesas pegadas y rodeados de cajas archivadoras sobre sillas mal colocadas al no tener espacios para carpetillas y demás. Falta una sala de juntas y un espacio adecuado para archivar las cajas con procedimientos que durante un tiempo se deben conservar", detalla la Memoria.

Por otro lado, los fiscales madrileños ven "acuciante" la ampliación de la sede de Getafe porque en reducidas dimensiones trabajan tres fiscales, cuyos despachos están en zonas de evacuación, que antes eran pasillos y que albergan en el techo los aparatos de calefacción de la planta, con el consiguiente ruido y vibraciones; además de la inexistencia de zona para archivo de expedientes vivos.

"En Leganés, aunque el espacio es suficiente, por ahora, destaca el deterioro generalizado de la planta destinada a Fiscalía (grietas en paredes, goteras, insuficiencia de luz natural y escasez de luminarias)", añaden.

MEDIOS MATERIALES

La Fiscalía de la Comunidad de Madrid ha criticado que los medios materiales, incluso los urgentes, aún en los casos en los que se aprueba su dotación, "tardan meses en llegar, consistiendo la mayor parte de las veces en medios antiguos y que no cumplen en absoluto la función que les corresponde".

"Hemos pedido sillas, la mayor parte de las que tenemos tienen al menos diez años, mesas adecuadas a las escasas dimensiones de algunos despachos, cajas archivadoras para el papel en cantidad suficiente y debida, y ello además de bolígrafos, papel de oficio, carpetas y demás, siempre escaso y con lo que, a pesar de los tiempos que corren y la futura implantación del denominado 'papel cero', seguimos necesitando en nuestro trabajo diario", lamentan.

Por tanto, las deficiencias de mantenimiento son para la Fiscalí "claras y notorias". En temas de pintura en las paredes, suelo, limpieza en general y profundidad, "no se ha hecho nada desde al menos hace diez años".

En las últimas reuniones entre Fiscalía y Comunidad se ha puesto de relieve estas deficiencias y se ha elaborado un listado de prioridades. La Comunidad ha mostrado su voluntad de abordar la solución a las mismas en el plazo de un año, apuntan. Ahora esperan las soluciones.

MEDIOS TECNOLÓGICOS

En el apartado de medios tecnológicos, la Memoria destaca que aunque la fecha inicial para la implantación del nuevo sistema informático IusMadrid era el primer trimestre de este año, por causas ajenas a ella no ha sido posible ponerla en marcha, lo que ocurrirá este ejercicio.

También se ha implantado en la Fiscalía de contencioso a modo de prueba y con objeto de extenderlo al resto, la firma electrónica, para lo que se ha dotado a todos los fiscales de la correspondiente tarjeta criptográfica que los identifica.

También durante 2016 se desarrolló una aplicación para la gestión de la sección de vigilancia penitenciaria "toda vez que al intentar sistema no se adaptaba a la inmediatez que precisa esta sección donde todos los días hay que resolver decenas de resoluciones que entran de los distintos juzgados de vigilancia".

Durante el año pasado han estudiado también el acceso por parte de la Fiscalía a los datos que la Agencia Madrileña para la Tutela de Adultos tiene mecanizados. Para ello, se ha realizado, ya en 2017, un convenio para regular dicho acceso, "que será de enorme utilidad a los fiscales a la hora de consultar las rendiciones de cuentas de las personas tuteladas por la Agencia".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios