Miércoles, 22.11.2017 - 18:10 h

Piden dos años y medio a un acusado de hostigar a una familia "por el mero hecho de ser marroquíes"

La Fiscalía Provincial tiene previsto solicitar dos años y seis meses de cárcel para individuo acusado de hostigar y "atemorizar" a una familia y, sobre todo, a su hijo menor de edad, "por el mero hecho de ser marroquíes".

Piden dos años y medio a un acusado de hostigar a una familia "por el mero hecho de ser marroquíes"

D.C.S., vecino de Antas (Almería) que se sentará en el banquillo el 11 de octubre, habría amenazado de muerte en varias ocasiones a las víctimas, lanzando "piedras y botellas con agua fuerte" contra la fachada de su casa, donde también habría realizado pintadas de ideología nazi.

El Ministerio Público refiere incluso en su escrito de calificación provisional, al que ha tenido acceso Europa Press, un episodio en el que el acusado presuntamente se dirigió al instituto donde cursa estudios el hijo menor para "recriminarle al director del centro porque le daban a los marroquíes más derechos para quitárselos a los españoles".

Según el relato del fiscal, D.C.S. comenzó el acoso a las víctimas en enero de 2016 cuando el día 27 se personó, en compañía de un grupo de jóvenes, en su domicilio. Una vez allí, se dirigió al padre diciéndole supuestamente "voy a comprar gasolina y te voy a prender fuego a ti y a tu casa con vosotros dentro".

Horas más tarde, ese mismo día, y tal y como remarca el escrito con la "finalidad de aumentar su temor", regresó a la vivienda y comenzó "a lanzar piedras y botellas de agua fuerte envueltas en papel de aluminio" contra la fachada.

"Igualmente, hizo una pintada en el vehículo de la familia consistente en una cruz celta, símbolo de ideología nazi representado por un círculo que contiene la cruz en su interior", añade el Ministerio Público, que indica que hay constancia de que este episodio se "repitió en, al menos, dos ocasiones más".

"MUERTE A LOS MOROS DE MIERDA"

El escrito atribuye a D.C.S., asimismo, pintadas con el mismo símbolo acompañado de "frases contrarias al Islam" como "España católica y no musulmana, o Stop invasión" en una plaza situada en las inmediaciones de la residencia de las víctimas "con el fin de causarles temor y mostrarles su rechazo a los que residan en nuestro país".

Al día siguiente, el acusado habría protagonizado el episodio en el instituto donde cursa estudios el hijo no sin antes "pasearse con un ciclomotor" por los aledaños "gritando reiteradamente muerte a los moros de mierda".

El Ministerio Público considera los hechos constitutivos de un delito de amenazas a colectivo del artículo 170.1 del Código Penal e interesa dos años y seis meses de cárcel además de prohibición de comunicación y alejamiento de 500 metros por periodo de cuatro años.

Le imputa, asimismo, un delito de daños por el que solicita nueve meses de multa a razón de 12 euros al día ya que sus acciones produjeron menoscabos y desperfectos en la vivienda y el vehículo tasados en 672,80 euros, así como en la casa de una vecina, también de nacionalidad marroquí, por valor de 150 euros.

Ahora en portada

Comentarios