Puig dice que no quiere ninguna confrontación con los extrajabadores de RTVV y defiende que ha habido mucho diálogo

"Los sindicatos, legítimamente, han optado por una posición y nosotros hemos de defender siempre el interés general de los valencianos", ha añadido.

Puig ha realizado estas declaraciones ante los medios durante su visita a las instalaciones de la empresa FECSA en Castellón al ser preguntado por la sentencia de la Audiencia Nacional en la que declara justificado el despido colectivo de Radiotelevisión Valenciana (RTVV) y descarta la inconstitucionalidad de la ley que suprimió el servicio público que provocó la liquidación de la empresa y el consiguiente despido colectivo.

El jefe del Consell ha reiterado que "nunca se tenía que haber cerrado Canal 9, por lo que la sentencia que ha hecho pública la Audiencia Nacional tiene que ver con la mala decisión de cerrar la televisión". A partir de ahí, ha proseguido, "hubo un acuerdo en aquel ERE entre la mayoría de los sindicatos y el Gobierno valenciano y lo que ha dicho la Audiencia es que eso está con arreglo a ley, lo que no quiere decir que sea justo todo lo que ha pasado antes".

Puig ha explicado que el Gobierno que surgió del Acord del Botànic "nunca" hubiera cerrado la RTVV, "pero hemos tenido que hacernos cargo de esta situación, en la que hemos iniciado un nuevo proceso para una nueva televisión".

UNA NUEVA TELEVISIÓN DE CALIDAD

"Lo que podemos decir es que habrá una nueva RTVV de calidad y más independiente que nunca porque nosotros no tenemos ningún tipo de condicionante y hay un Consejo Rector que está evaluando a los candidatos que se han presentado para director general y decidirán qué persona encabeza este proyecto", ha subrayado.

En este sentido, ha apuntado que el Gobierno valenciano quiere que haya una televisión "porque la necesitamos para todo el sector de la comunicación y del audiovisual de la Comunitat Valenciana" y, por tanto, "lo único que deseamos es que eso se haga lo más rápidamente posible y de la mejor manera posible y también lo más eficiente posible porque el gran problema de la RTVV pasada fue una gestión absolutamente nefasta que llegó a tener una deuda de más de 1.200 millones de euros que la hacía inviable".

Según Puig, el problema es "quién gestionó y quién gestionó tan mal", y eso --ha dicho-- "no puede volver a pasar más y, además, hay una limitación económica en el propio diseño de la televisión y hay que ser muy eficientes para tener una televisión del siglo XXI".

Puig dice que no quiere ninguna confrontación con los extrajabadores de RTVV y defiende que ha habido mucho diálogo

Ahora en portada

Comentarios