Condenados por asaltar Blanquerna confirman su entrada en prisión y se quejan de la "impunidad" de los separatistas

Cuatro miembros de la Falange, condenados junto a otras 10 personas por asaltar en 2013 el centro cultural Blanquerna de Madrid, donde se reunían nacionalistas para celebrar la Diada de Cataluña, han confirmado que entrarán voluntariamente en la cárcel que ellos elijan en un plazo de 10 días, tal y como les indica la notificación que han recogido esta mañana en la Audiencia Provincial de Madrid.

Condenados por asaltar Blanquerna confirman su entrada en prisión y se quejan de la "impunidad" de los separatistas

De hecho, hoy miércoles a las 12 horas era el plazo que tenía dos de los condenados, entre los que se encuentra el presidente de La Falange, Manuel Andrino, para recoger la citación. De no presentarse, se pasaría a emitir una orden de búsqueda y captura, cosa que no ha ocurrido porque al final cuatro condenados pertenecientes a la Falange han recogido dicha notificación en la Audiencia minutos después de las 11 horas.

Luego, a las puertas de la Audiencia Provincial, Andrino ha señalado ante los medios que hoy la Justicia "se ha convertido más que nunca en injusticia". "Mientras que a los que patriotas que defendemos la unidad de España y siglos en común de Historia nos ha mandado a prisión, a los que pretenden separarnos, a los que quieren separar a unos españoles de otros seguir ocupando públicos y desafiando al Estado con total impunidad, sin que la Justicia actúe contra ellos", ha añadido.

El presidente de este partido ultraderechista ha añadido que en Cataluña se vive actualmente un "auténtico golpe de Estado, con la Policía autonómica y el Gobierno autonómico descontrolado y Parlamento autonómicos haciendo declaraciones de independencia y referendos ilegales".

"Pero el problema no es del este gobierno del PP ni de los anteriores socialistas. El problema es de la Constitución del 78 que permitió y calentó el llamado aquel 'café para todos'. Algunos lo veníamos denunciando 40 años que iba a llegar ese momento y ese momento ha llegado", ha añadido.

Andrino ha señalado que al resto de los condenados se les notificará más adelante su ingreso en prisión, ya que algunos han solicitado el indulto o han presentado recurso de amparo ante el Constitucional, pero cree que dicho recurso, "como todo lo demás, dormirá el sueño de los justos o atenderá cuestiones políticas, que es lo que habitualmente sucede en ese Tribunal". Tampoco han optado por el indulto porque creen que "no sirve para nada".

El condenado ha indicado que entrarán voluntariamente en la cárcel porque "es una tontería dar otro espectáculo". "Hicimos lo que teníamos que hacer y es lo que debería hacer el Estado con todos sus medios. Lo que está intentando hacer en Cataluña ahora ya no lo van a poder hacer porque ha llegado tarde", considera.

Por eso, Andrino cree que llegado este momento es el pueblo español quien "debe despertar, tomar cartas en el asunto y pensar en manos de quién estamos". "Todo lo que esta pasando depende de este régimen de partitocrática, que nos ha llevado a esta situación de permitir que los quieran separar unos españoles de otros y es convivencia de siglos en común", considera.

Los cuatro falangistas han estado acompañados desde las 10 horas hasta las 12 horas por medio centenar de compañeros y amigos con banderas de España y pancartas. Enfrente de la Audiencia y vigilados por policías nacionales, han coreado gritos como "Puigdemont, a prisión", "España uno, no 51", "No nos engañan, Cataluña es España", "Unidad nacional", "Separatistas, ilegalización" o "Rajoy, traidor, defiende la Nación".

CONDENADOS A VARIOS AÑOS DE CÁRCEL

Estas citaciones de entrada en prisión llega después de que el Tribunal Supremo modificara en enero las penas impuestas por la Audiencia Provincial de Madrid, al considerar que se podía aplicar el agravante de obrar por motivos de discriminación ideológica.

Tras la subida, las condenas pasaron de una horquilla de entre los seis y ocho meses de prisión por el delito de desórdenes públicos hasta las penas actuales, que oscilan entre tres años y once meses y cuatro años y dos meses.

El grupo de ultras irrumpió en septiembre de 2013 en la sala donde se desarrollaba el acto de celebración de la Diada portando banderas españolas y gritando consignas como 'Cataluña es España'. Miembros de este grupo causaron desperfectos en la puerta de cristal del local e increparon a Josep Maria Bosch.

Ahora en portada

Comentarios