Miércoles, 20.06.2018 - 00:24 h

Un empresario admite que una fundación afín a Unió le pagó parte de las deudas del partido

Un empresario admite que una fundación afín a Unió le pagó parte de las deudas del partido

El responsable de una empresa encargada de organizar campañas electorales, congresos y otros eventos para Unió ha reconocido en juicio que la Fundació Catalunya i Territori (FCT) sufragó parte de los 600.000 euros que, según él, la formación democristiana le debía por numerosos trabajos al partido.

En su declaración como testigo este lunes en la Audiencia de Barcelona, el que era responsable de Kontrast Produccions, Jordi C., ha explicado que Josep Lluís Sánchez Llibre --uno de los máximos responsables del partido-- le remitió a la FCT cuando se dirigió a él para reclamarle la deuda.

Según la acusación de la Fiscalía, los vocales del patronato de la FCT Juan Alberto López y Miguel Ángel Cortés pagaron en 2006 "directamente" a Kontrast Produccions 61.448 euros con fondos de la fundación, pese a que en realidad se correspondían a servicios prestados a Unió y no a la fundación.

La Fiscalía sostiene también que, un año antes, por indicación del entonces gerente de Unió Josep Maria Núñez Cirera (fallecido en 2014), Kontrast Produccions cobró a varias mercantiles integradas en el Grupo IMS tres facturas por un importe total de 116.483 euros que, en realidad, también eran eventos organizados para los democristianos.

La Fiscalía de Barcelona sostiene que Juan Alberto López y Miguel Ángel Cortés --que además de vocales de la FCT eran administradores del Grupo IMS-- pagaron estas tres facturas con fondos de la fundación.

El responsable de Kontrast Produccions ha reconocido en juicio que, efectivamente, por indicación del gerente del partido, cobró las facturas a estas empresas a las que no le había hecho ningún servicio, y que no se negó a que fuese así pues lo que quería era que Unió le pagase lo que le debía cuanto antes porque su situación era insostenible: "No había manera de cobrar".

Jordi C. ha explicado que conoció al que era líder del partido, Josep Antoni Duran, y a otros responsables de Unió en un viaje a Polonia en 1989 cuando él trabajaba para TVE, y que fue después cuando comenzó a encargarse de trabajar en la organización sus congresos, mítines, ruedas de prensa y otros eventos, incluida la campaña de las elecciones generales de 2004.

Para ello, Unió y Kontrast Produccions tenían un contrato para la prestación de estos servicios por el que el partido pagaba a la productora 41.368 euros al mes; sin embargo, debido a los gastos originados por la campaña de 2004, en 2005 esta cuota no fue suficiente y se generó una deuda que Jordi C. reclamó reiteradamente a Núñez Cirera, quien supuestamente lo derivó a la FCT para saldarla.

PROBLEMAS ECONÓMICOS

En 2007, cuando se debía empezar a preparar ya la campaña de las elecciones de 2008, Jordi C. y Unió dejaron de trabajar juntos: "Si la de 2004 no me la habían pagado ¿qué iban a hacer con la de 2008?", se ha preguntado en juicio.

A día de hoy, el partido está en concurso de acreedores y tiene problemas para pagar a sus abogados en este juicio --según fuentes judiciales--, en el que se le acusa de beneficiarse económicamente de desvíos de una trama supuestamente delictiva, y por eso se sienta en el banquillo como responsable civil a título lucrativo.

Ahora en portada

Comentarios