Exconseller valenciano de Educación del PP cifra los sobrecostes en Ciegsa en 309 millones y no en 1.000

El exconseller de Educación con el PP y actual vicepresidente segundo de las Corts valencianas, Alejandro Font de Mora, ha subrayado este lunes que los sobrecostes que se imputan a la empresa pública de construcción de colegios Ciegsa son "una falsedad" y una "exageración" realizada por los actuales responsables de Educación y Hacienda, Vicent Marzà y Vicent Soler, respectivamente. Font de Mora cifra los sobrecostes en 309 millones y no en 1.000.

Exconseller valenciano de Educación del PP cifra los sobrecostes en Ciegsa en 309 millones y no en 1.000

Así, ha señalado que el viceinterventor general de Control Financiero en su informe los cifró en 309,8 millones, un 19% de aumento respecto al importe de adjudicación, lo que está "dentro de los límites legales de lo que marcaba la legislación vigente", ha subrayado.

En este sentido, ha explicado que para llegar a los 1.000 millones de sobrecostes, los consellers "ignoraron" la cifra de 309,8 millones y se basaron para sacar esos números en un informe en "el que dos técnicos comparan un centro de Ciegsa con otro construido por la Conselleria para señalar que el metro cuadrado de Ciegsa ha sido un 36% más".

"Los consellers extrapolan esa cifra y obtienen 540 millones, pero en el mismo informe los técnicos dicen que no se puede extrapolar las cifras, pero ellos lo hacen y como necesitan llegar a la cifra mágica para el titular de 1.000 millones, recurren a otra grosera maniobra que es que imputan como sobrecostes de obra de Ciegsa todos los gastos generales, que llegan a 457, y esa cifra sumada a los 540 da 997 millones. Y un redondeito de tres millones y ya tenemos los 1.000", ha indicado.

A su juicio, se trata de "tres timos conceptuales y tres estafas: ignorar maliciosamente la cifra del interventor, extrapolar los datos que técnicos dicen que no se pueden extrapolar y añadir como modificados partidas que no lo son". "La cuantía de los sobrecostes es una de las mayores falacias desde Goebbels para acá" y con ellos "alguien ha engañado a alguien y todo se lo han creído", ha manifestado.

Así lo ha indicado Font de Mora en una comparecencia en la comisión de las Corts que investiga los sobrecostes de más de 1.000 millones de euros en la empresa Construcciones e Infraestructuras educativas S.A (Ciegsa), en donde ha subrayado que durante su gestión se construyeron o reformaron unos 400 colegios, a través de esta sociedad, frente a los "dudosos 16 que lleva en dos años el Consell".

"ALEJANDRO I EL INAUGURADOR"

"Soy el conseller Alejandro I el Inaugurador. Yo, menos hacer el pino para significar que estábamos haciendo colegios, hacía casi todo", ha remarcado. En su intervención, ha defendido que la empresa estaba auditada y controlada "exhaustivamente" por parte de varias auditorías externas e internas.

"Ni ocultación, ni falta de motivación ni defecto de contabilidad. Autonomía no significa ausencia de fiscalización y control", ha subrayado para incidir: "No he consentido ni cometido ningún hecho ilegal nunca, jamás. En toda mi vida nunca he hecho nada malo".

Ha explicado que Ciegsa se creó porque cuando llegaron al gobierno valenciano se encontraron una situación "dramática" con infraestructuras "insuficientes y obsoletas". Por ello, ha defendido que era necesario "implementar una vía de actuación con rapidez y agilidad y acortar los trámite burocrático" y para eso se creó Ciegsa.

Respecto al control de la actividad en la empresa ha subrayado que era "exhaustivo" y se llevaba a cabo mediante auditorías externas e internas. De estas últimas ha comentado que se efectuaban por empresas, elegidas a través de concursos públicos, que eran supervisadas por la Intervención General y firmadas por interventores generales que, además, hacían informes de legalidad y operatividad.

Por su parte, el control externo lo realizaba la Sindicatura de Cuentas y el Tribunal Cuentas y si había indicio de responsabilidad penal estaba el Tribunal de Justicia.

Además, ha indicado que en aquella época toda la deuda que emitía la Generalitat estaba controlada por el Gobierno, que ha recordado que estaba presidido por José Luis Rodriguez Zapatero, y que Europa revisaba la deuda de comunidades autónomas integradas en la cuenta general. "En todo momento en el Consejo de Administración se contaba con un secretario experto en derecho mercantil que informa sobre la adecuación de las medidas", ha explicado.

"Todos los años Ciegsa recibía un control exhaustivo por parte de la Sindicatura de Cuentas y la Intervención hacía un informe de legalidad sobre los procedimientos. Si sumamos los controles a los que ha estado sometido Ciegsa han sido 15 auditorías de empresas privadas, 30 informes de intervención y 12 de sindicatura, por lo que son un total de 57 informes de control sobre Ciegsa en una una media de cuatro al año y ninguna infracción grave que hubiera supuesto intervención del Tribunal de Cuentas o de los Tribunales", ha enfatizado.

"SIEMPRE OBRÉ CONVENCIDO DE LA LEGALIDAD DE CIEGSA"

De este modo, Font de Mora ha insistido en que la empresa estaba "hiperauditada" y él siempre obró "convencido de la legalidad de Ciegsa y de todas sus actuaciones" y nada hay que le hagan cambiar de opinión. Otra cosa es, ha puntualizado, "que puedan existir algunas irregularidades en la administración o en la gestión de los asuntos, como en casi todas las instituciones, pero ya vino exsíndic de Comptess --en alusión a la comparecencia de Rafael Vicente Queralt en esta comisión-- y les dijo el rango de gravedad, que no eran muy graves", ha señalado

A su juicio, no se puede "generalizar" y elevar al rango de "categoría" las posibles irregularidades que se cometieron y que fueron "puntuales". "Si se compara con el conjunto de la actividad ese número de irregularidades no es tan importante", ha manifestado para remarcar que, además, no eran "graves".

CATURLA "CUMPLIÓ LAS EXPECTATIVAS"

Preguntado por su relación con el exsecretario autonómico de Educación y que fuera consejero delegado de Ciegsa, Máximo Caturla, ha indicado que cuando llegó al departamento de Educación, él "ya estaba" y mantuvo a "todo el equipo" a excepción del jefe de prensa y de gabinete y a la secretaria de despacho. Ha justificado el nombramiento de Caturla como consejero delegado de la empresa pública "no por capricho, sino por razones objetivas".

La primera era que tenía "un importante y reconocido currículum como gestor económico", la segunda por la necesidad que había de acelerar al máximo la construcción de colegios y "el hecho de llevar un año como secretario autonómico granizaba la mejor coordinación entre la Conselleria y Ciegsa", ha afirmado.

Para Font de Mora, además, durante 2004-2007 se construyeron 152 centros por lo que se "cumplieron las expectativas". Ha indicado que Caturla renunció al cargo para irse a la Diputación de València y porque entendía que allí progresaría profesionalmente. "En el tiempo estuvo ningún órgano fiscalizador encontró salvedades graves ni muy graves y nadie se dirigió a mí para hacerme denuncia de otra cosa", ha defendido.

Por todo ello, el exconsller de Educación ha defendido su gestión y la de Ciegsa y ha destacado que "en buena medida" cumplió la gestión que se le había encomendado en cuanto a construcción de centros educativos.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios