El juez imputa al expresidente de Invercaria y a su cuñada por una ayuda de 2,2 millones de euros

El juez de Instrucción número 16 de Sevilla, que investiga las presuntas irregularidades en Invercaria, ha imputado al expresidente de esta empresa pública de inversión en capital riesgo, Tomás Pérez-Sauquillo, y a otras siete personas, entre ellas su cuñada, por los préstamos por valor de 2.222.600 euros concedidos a sociedades vinculadas a Keepfresh.

En un auto facilitado por el TSJA, consultado por Europa Press, el juez Juan Gutiérrez Casillas cita como investigados por presuntos delitos de prevaricación y malversación los días 16 y 17 de noviembre a Pérez-Sauquillo; a Cristina Perera, esposa de un hermano del expresidente; al exdirector financiero de Invercaria Antonio Nieto, y a su mujer, María Luisa Arcos, y a otras cuatro personas.

Según explica el magistrado en este auto fechado el día 19 de septiembre, en esta pieza separada del caso se investigan las ayudas "irregulares" a modo de préstamo participativo por valor de 2.222.600 euros concedidas a las sociedades Allfresh Investigación, Desarrollo y Comercialización; Keppfresh Verde y Natural; Keepfresh Agroandalucía, y Desarrollos Industriales Herón.

Entre los investigados, de este modo, se encuentran también Juan Luis Pedro Sánchez, apoderado de Allfresh y presidente y consejero delegado de Keppfresh y de Desarrollos Industriales Herón; Antonio Sánchez García; Aliona Cobuscean, administradora única de Allfresh y secretaria de Desarrollos Industriales Herón, y el ex alto cargo de IDEA Miguel Lucena Barranquero.

El juez asevera que todas las inversiones realizadas desde Invercaria a estas sociedades, "si bien han tenido un tratamiento separado en la sociedad capital riesgo pública, responden a un único propósito y proyecto común, y trae como causa la arbitraria decisión" de Pérez-Sauquillo en la inversión de este proyecto, "sin atenerse a las normas específicas" previstas en el plan director 2005-2008 de Invercaria y en la normativa autonómica que la regula.

En el caso de Allfresh, el juez relata que se trata de una sociedad constituida el 23 de junio de 2004, domiciliada en Madrid y posteriormente en Níjar (Almería), dedicada a la fabricación, distribución y comercialización de aditivos y conservantes, tecnología ambiental y absorbedores de volátiles en general.

EL PAPEL DE PÉREZ-SAUQUILLO

"Sin embargo el centro de producción nunca fue trasladado a Almería", pone de manifiesto el magistrado en relación a esta sociedad, remarcando que Invercaria "no sometió el proyecto a análisis alguno, ni cumplió los pasos establecido en su plan director para las inversiones, obedeciendo las decisiones de aquellas solo al arbitrio de su presidente y consejero delegado".

En relación al préstamo de 300.000 euros aprobado de modo unánime por el Consejo de administración de Invercaria el 22 de diciembre de 2005, el juez dice que, cuando se concedió esta autorización, el proyecto "no solamente no había sido evaluado por el Comité de inversiones y tampoco había sido sometido a análisis, sino que ni siquiera existía proyecto alguno, ni acuerdo con los promotores", a lo que se suma que la sociedad "estaba en quiebra".

El 28 de enero de 2009, Crisopeya adquirió participaciones de Allfresh, Keppfresh Verde y Natural y Desarrollos Industriales Herón, destacando el juez que la primera es propiedad de Cristina Perera y María Luisa Arcos, esposas respectivamente de un hermano de Tomás Pérez-Sauquillo y de Antonio Nieto Garrido.

Asimismo, y sobre las ayudas a Keppfresh Verde y Natural, el instructor indica que fue constituida el 11 de abril de 2007 con domicilio social también en la localidad almeriense de Níjar y un capital de 4.000 euros.

Al hilo de ello, precisa que Invercaria asumió en la constitución de esta sociedad el cinco por ciento del capital social, representado por 200 participaciones, formando Pérez-Sauquillo parte del Consejo de Administración desde la constitución. "Invercaria no realizó análisis alguno de esta operación", asevera el juez.

"LIBRE ARBITRIO"

Seguidamente, el magistrado analiza el caso de Keepfresh Agroandalucía, sociedad constituida el 23 de enero de 2008, siendo su vicepresidente Tomás Pérez-Sauquillo.

El magistrado enumera los préstamos por valor de 350.000 euros concedidos a esta sociedad pese a que, para la obtención de los mismos, "no consta más que una presentación en formato PowerPoint, y un plan de negocios de 2008 que sin embargo aparece fechado el 5 de mayo de 2009, año y medio después de la constitución de la sociedad y cuando ya le han sido concedidos todos los fondos".

"El objeto social de esta sociedad es idéntico al de Verde y Natural, que fue constituida también por Invercaria unos meses antes", subraya el juez, que asevera que todas estas ayudas "fueron concedidas dentro de la competencia de las facultades que tenía el presidente del Consejo de Administración", de forma que "para su decisión no se tomó en consideración más que su libre arbitrio, sin que ordenara la realización de ningún análisis técnico y sin seguir los procedimientos descritos en el plan director".

Para finalizar, se refiere al caso de Desarrollos Industriales Herón, sociedad constituida el 10 de marzo de 2008 y con domicilio social en Níjar.

El juez asegura que, para la consecución y obtención de los préstamos, esta sociedad "no presentó ninguna documentación de análisis", a lo que se suma que "el presidente concedió nuevamente estos créditos sin analizar circunstancia alguna y sin someter aquella al procedimiento descrito en el plan director".

El juez concluye que, "de la totalidad de préstamos concedidos al proyecto y con excepción de la mitad de los préstamos participativos concedido a la mercantil Keepfresh Agroandalucía, que se han capitalizado, la totalidad de los préstamos y ayudas concedidos a las mercantiles reseñadas en este informe y expuestas a lo largo de este apartado no han sido satisfechas por las mismas y se encuentran reclamadas judicialmente".

Ahora en portada

Comentarios