MADRID. SÁNCHEZ MATO ASEGURA HABER ADJUDICADO YA LA EJECUCIÓN DEL 40% DE LOS PRESUPUESTOS

- PP y Cs le acusan de ejecutar sólo las compras y no las infraestructuras. El delegado de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato, asegura haber adjudicado o tener en compromiso de adjudicación la ejecución de proyectos por valor del 39,9% de los presupuestos de 2017 y haber autorizado el 44,4% del montante total.
Sánchez Mato dio estos datos en la comparecencia que hizo en el pleno municipal a petición del PSOE, cuando la portavoz socialista del ramo, Érika Rodríguez Pinzón, cuyo grupo permitió aprobar los presupuestos, le pidió concreciones de su ejecución. Él dijo que hay 2.662 proyectos en marcha, dotados con más de 533 millones. Entre ellos, 33 millones corresponden a inversiones financieramente sostenibles (IFS) no ejecutadas en 2016 y 150 millones a IFS de 2017.
Según el delegado, 237 millones, el 44,44% del montante total de 533, está en fase de autorización; 212 millones (el 39,7%) en compromiso o adjudicación, y 121 millones (22,8%) como obligaciones reconocidas. Sólo habría escasa ejecución en las inversiones financieramente sostenibles de este año, en parte por la tardía aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Sería, según su datos, un 37,5% más de ejecución que el año pasado y un 57% más que en 2015 a esta misma altura del año.
El portavoz del ramo PP, Íñigo Henríquez de Luna; y el de Ciudadanos, Miguel Ángel Redondo, contradijeron estos datos apuntando que Sánchez Mato había mezclado las obras de infraestructuras con la compra de autobuses y equipos informáticos, que obviamente son de ejecución inmediata, lo que a su juicio maquillaba las cifras. Los dos culparon al PSOE, solicitante de la comparecencia, por apoyar los presupuestos
El concejal popular se explayó acusando a Sánchez Mato de cumplir sólo “la ley de Murphy”, según la cual todo lo que puede salir mal sale mal, y le definió por tanto como “un aprendiz de Puigdemont” y aprovechó para preguntarle, habida cuenta de su defensa del derecho a decidir catalán, si le parecería bien que los vecinos del barrio de Salamanca eligieran a qué destinar sus impuestos, en vez de dedicarlos a invertir en los distritos pobres. “Con tal de enterrar la España constitucional han perdido sus señas de identidad de igualdad y solidaridad”, afeó a la izquierda.

Ahora en portada

Comentarios