La última oveja negra del clan Kennedy podría volver a prisión por un presunto crimen cometido con 15 años

Michael Skakel, sobrino político de Robert Kennedy --hermano del trigésimo quinto presidente de Estados Unidos-- fue condenado en 2002 a una pena mínima de 20 años de prisión por golpear hasta la muerte en 1975 a Martha Moxley.

En diciembre de 2013 salió libre tras pagar una fianza de 1,2 millones de dólares ya que se consideró que su abogado había hecho mal su trabajo. El clan Kennedy sigue en el ojo del huracán.

La Corte Suprema de Connecticut rechazó su liberación al considerar que el abogado había hecho bien su trabajo y que la condena debía haberse mantenido, según medios estadounidenses.

La última oveja negra del clan Kennedy podría volver a prisión por un presunto crimen cometido con 15 años

Es la última oveja negra del clan Kennedy rodeado de muertes, mafia, dinero, sexo... Michal Skakel vivirá siempre recordando lo que hizo o no una noche con solo 15 años. Condenado en 2002 por asesinato y después liberado en 2013 por un juez que consideró que había sido mal defendido, puede regresar a prisión, según una decisión de la Corte Suprema del estado de Connecticut publicada el viernes.

La decisión, que según los medios estadounidenses se tomó por cuatro votos a favor y tres en contra de rechazar el fallo de una corte inferior, supone un vuelco a un caso que desde hace décadas apasiona a Estados Unidos.

Michael Skakel, sobrino político de Robert Kennedy --hermano del trigésimo quinto presidente de Estados Unidos-- fue condenado en 2002 a una pena mínima de 20 años de prisión por golpear hasta la muerte en 1975 a Martha Moxley, después de una fiesta de Halloween en su casa en Greenwich (Connecticut, noreste). La víctima y Michael Skakel tenían entonces 15 años. 

El hombre fue inculpado en el 2000, cuando tenía 39 años. A falta de pruebas materiales o de testigos directos, en 2002 su condena se basó ampliamente en los testimonios de excompañeros de su escuela, quienes afirmaron que Skatel les confesó ser el asesino y que se había jactado de poder escapar de la justicia por formar parte del clan Kennedy.

Su familia gastó millones de dólares para tratar de sacarlo de prisión mediante apelaciones. En noviembre de 2013, un juez consideró que su abogado de entonces, Michael Sherman, lo había defendido mal y ordenó un nuevo proceso. Un mes más tarde, Skakel fue liberado tras pagar una fianza de 1,2 millón de dólares.

Pero la Corte Suprema de Connecticut rechazó el viernes precisamente esta decisión, al considerar que el abogado había hecho bien su trabajo y que la condena debía haberse mantenido, según medios estadounidenses. Por el momento se desconoce si Skakel podrá apelar esta última decisión o sí deberá regresar rápidamente a prisión.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios