Cuba inicia el traslado de presos políticos

Después de la promesa del Gobierno cubano hace dos semanas para acercar a los presos políticos a las cárceles de sus lugares de origen, por fin se están produciendo los primeros pasos. Al menos siete presos políticos cubanos fueron trasladados el martes a cárceles más cercanas a las viviendas de sus familiares, un modesto gesto humanitario prometido por el Gobierno cubano a la Iglesia Católica en un diálogo reciente, según fuentes católicas y disidentes. Pero lo que reclama la disidencia es su liberación, especialmente la de los presos enfermos.

Familiares de presos y opositores han confirmado una lista emitida por la Iglesia Católica que incluye a seis personas transferidas el martes. El séptimo traslado fue confirmado por Julia Núñez, esposa del disidente Adolfo Fernández.

'El cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, ha sido informado por parte de las autoridades que se ha procedido al traslado de seis prisioneros hacia sus provincias de residencia', dijo el Arzobispado de La Habana en un comunicado enviado a periodistas.

La nota de la Iglesia incluye los lugares de destino de los prisioneros transferidos.

Los familiares de los presos políticos con frecuencia se quejan de las dificultades que a las que se enfrentan para poder visitar a sus parientes encarcelados en prisiones alejadas.

El traslado de unos 17 presos a cárceles más cerca de sus familiares fue acordado por Castro en una reunión sostenida el mes pasado con líderes de la Iglesia Católica.

Los prisioneros que están siendo trasladados forman parte del grupo de 75 opositores encarcelados en 2003 durante una redada conocida como 'Primavera Negra' y condenados a penas de entre 6 y 28 años de cárcel por presunta conspiración con Estados Unidos contra Cuba.

Alejandrina García ha dicho a Reuters que se le informó de que su esposo Diosdado González estaba siendo transferido desde una cárcel en la provincia occidental de Pinar del Río a otra en Matanzas, donde ella vive.

'Me dijeron que unos oficiales del Ministerio de Interior le dijeron que recogiera sus pertenencias que lo iban a trasladar hacia la provincia de Matanzas', ha dicho García por teléfono.

Elizardo Sánchez, portavoz de la ilegal Comisión Cubana de Derechos Humanos que sostiene que en las cárceles cubanas hay unos 190 presos políticos, ha confirmado al menos cuatro de los traslados, pero ha calificado la medida como 'irrelevante'.

'Si luego hay excarcelaciones entonces sí todo el proceso sería importante', ha dicho.

Posibles excarcelaciones

El Gobierno cubano considera a sus opositores como mercenarios al servicio de su enemigo Estados Unidos. Pero el diálogo entablado a mediados de mayo entre Castro y la Iglesia Católica avivó las esperanzas de futuras excarcelaciones y el traslado hacia los hospitales a los más enfermos.

Las inusuales conversaciones entre la Iglesia y el Gobierno cubano comenzaron en medio de una avalancha de críticas internacionales contra la isla tras la muerte del preso político Orlando Zapata después de una huelga de hambre de 85 días para pedir mejoras en las condiciones de detención.

Pero el papel como mediador de la Iglesia comenzó un poco antes, tras intervenir ante el Gobierno para que detuviera el acoso de sus partidarios contra las Damas de Blanco, un grupo de madres y esposas de los presos políticos que suelen caminar por las calles de La Habana para pedir la libertad de sus familiares.

'Una lucecita al final del túnel'

Tras la intervención de la Iglesia, las Damas de Blanco -esposas y familiares del Grupo de los 75- reanudaron sus caminatas llevando gladiolos rosas en las manos sin recibir ofensas ni solicitar permiso a las autoridades para marchar.

'Esto es una ventana, una puerta que se está abriendo (...) con estos movimientos de presos que están fuera de su provincia', ha dicho Berta Soler, una de las líderes del grupo Damas de Blanco a Reuters. 'Pienso que pueda haber excarcelaciones de los que están muy enfermos', ha agregado.

Julia Núñez, esposa del disidente Adolfo Fernández, ha dicho que estaba 'muy contenta' porque su marido estaría siendo trasladado desde una prisión en la provincia de Ciego de Avila, en el centro del país, hacia La Habana. 'Es una lucecita al final del túnel', ha dicho Núñez emocionada.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING