Ayuntamiento y Comandancia condenan la agresión a un agente en Galapagar pero aseguran que fue "un hecho puntual"

Los hechos ocurrieron la pasada Nochevieja, cuando un guardia civil de 33 años, que se encontraba junto a su mujer embarazada en un bar del barrio de San Gregorio, fue increpado por dos jóvenes bebidos al grito de "picoleto de mierda, a ver si tienes cojones ahora sin uniforme".

A continuación, uno de ellos intentó atacar al guardia y mientras el reducía su compinche le golpeó en la cabeza y en la espalda, según ha publicado este lunes el diario 'La Razón'. Como consecuencia de la agresión, el agente resultó herido leve. Los dos atacantes fueron detenidos. Tras pasar a disposición judicial, quedaron en libertad con cargos.

Tras lo ocurrido, el Consistorio de Galapagar ha condenado "tajantemente" estos hechos, al tiempo que ha recordado que el municipio "cuenta con uno de los índices de delincuencia más bajos" de la región, con una caída del 50 por ciento del número de delitos y faltas en los últimos tres años.

Además, han señalado que tanto la Policía Local como la Guardia Civil han reforzado la vigilancia en la localidad, especialmente en el más conflictivo barrio de San Gregorio, con varias operaciones y aumento de controles contra el menudeo de drogas, por ejemplo.

Por otro lado, aseguran que no existe "ni sensación de acoso" hacia los agentes en el municipio y que no se han vuelto a repetir hechos como el de la pasada Nochevieja. Los detenidos están a la espera de juicio, mientras que el agredido ya se ha reincorporado a su trabajo.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios