La Policía Local detiene a tres individuos por una agresión producida en el cierre de un local

En un comunicado, el Ayuntamiento hispalense señala que los hechos comenzaron en torno a las 05,00 horas de este viernes, cuando se recibe en el centro de control numerosas llamadas denunciando "ruidos molestos provocados por la actividad de un establecimiento ubicado en la calle Faustino Álvarez".

Según añade, dicho establecimiento tiene ya "un largo historial" de denuncias que se remonta al año 2007, y que suman 36 sanciones por diversos incumplimientos, entre otros por carecer de seguro, listas de precios, de certificados de manipulador de alimentos, exceso de aforo, bloqueo de puertas de emergencias, y por reiterado incumplimiento de horario de cierre.

A su llegada, los agentes comprobaron la continuidad de la actividad a pleno funcionamiento del local con música fuera del horario establecido que producía un nivel de ruido incompatible con el descanso de los vecinos, por lo que contactaron con el encargado del local, informándole de la obligación del cese de estas actividades y la correspondiente denuncia. El local comenzó a ser desalojado pero los "visitantes se quedaron en el entorno, impidiendo el paso a vehículos de Lipasam y de agentes entre otros en actitud desafiante".

Entre estos coches figuraba uno de la Policía Local con agentes de paisano, que se bajaron, se identificaron, y solicitaron la liberación del acceso, hasta que alcanzaron la altura de un grupo de personas de entre los que "un varón propinó una patada a la puerta trasera del vehículo". Tras comprobar los daños, los agentes que se presentaron como tales se dirigieron al autor para identificarle, momento en el que emprendió la huida, que provocó un forcejeo.

La situación derivó la caída de un agente al suelo, donde el agresor le pisó la mano, según detalla el Consistorio. Cuando pudo reincorporarse, "la mujer detenida le golpeó con un vaso de cristal en la cabeza hasta que fue reducida por el compañero del agente lesionado". En ese momento, "un tercer agresor que posteriormente se identificó como boxeador lanzó dos puñetazos a este segundo agente que provocaron sendos golpes que iban dirigidos a la cara y que terminaron impactando en el hombro cuando trató de evitarlos".

La llegada de otros agentes permitió controlar la situación y la detención de estos agresores a pesar de que otros clientes del local trataron de oponer resistencia. Los tres detenidos fueron informados de sus derechos y trasladados a dependencias policiales a la espera de disposición judicial. Igualmente, fueron identificadas otras tres personas que trataron de impedir la detención y que grabaron la intervención con teléfonos móviles. Los agentes fueron asistidos en el centro médico Fremap de la agresión sufrida, que fue calificada como leve.

Ahora en portada

Comentarios