Miércoles, 22.11.2017 - 14:14 h

Desarticulan un club de cannabis en l'Alfàs del Pi que almacenaba 10 kilos de marihuana

La Guardia Civil de Alicante ha desarticulado en l'Alfàs del Pi (Alicante) un club de cannabis por, supuestamente, "dedicarse al tráfico de marihuana desde sus instalaciones". Los cinco detenidos, considerados los miembros del órgano directivo de la asociación, ya han pasado a disposición judicial y han quedado en libertad con cargos. Los agentes se han incautado de casi 10 kilos de marihuana.

Desarticulan un club de cannabis en l'Alfàs del Pi que almacenaba 10 kilos de marihuana

El cuerpo de seguridad ha informado en un comunicado que como resultado de esta operación antidroga, denominada 'Papillona', se ha intervenido 9.766,36 gramos de marihuana en sacos, bolsitas y tarros; 15.000 euros en efectivo; 2 pistolas simuladas; diversos teléfonos móviles, ordenadores y televisores; 1 máquina para contar billetes; varias básculas de precisión; así como numerosa documentación, que está siendo analizada.

Como resultado, los detenidos, identificados como los miembros del órgano directivo de esta asociación cannábica, son una española de 27 años, dos holandeses de 20 y 26 años, un inglés de 45 años y un luxemburgués de 23.

Los cinco detenidos, a los que se les imputa un delito contra la salud pública (por tráfico de drogas) y otro de organización criminal, han sido puestos a disposición judicial, quedando en libertad provisional con cargos.

Las mismas fuentes han explicado que la investigación comenzó el pasado abril cuando agentes de Altea (Alicante) investigaban si el club social podía estar traficando. Se observó que había una "gran afluencia de personas que acudían al local" y al ser interceptadas por los agentes, les intervinieron sustancias estupefacientes; por lo que levantaron actas administrativas por tenencia ilícita de marihuana en la vía pública.

El club contaba con 1.400 socios, en muchos casos asociados de forma ilegal y sin ningún tipo de aval. Igualmente, se observó un "gran trasiego de visitantes de otras nacionalidades", incluso de turistas, que llegaban en taxi al lugar para no levantar sospecha.

Con toda esa información, se solicitó autorización judicial para realizar una entrada y registro, tanto del establecimiento como de las habitaciones contiguas al local donde residían algunos de los miembros de la asociación.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios