Simulación de delito

Tres detenidos en Barcelona por simular un secuestro para cobrar el rescate

El artículo 4457 del Código Penal castiga con una pena de multa a quien simule ser responsable o víctima de una infracción inexistente.

Guardia Civil y Mossos disparan a un hombre que gritó 'Ala es grande'
El secuestrador, la víctima y su esposa estaban compinchados

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el miércoles a dos hombres, de 28 y 39 años, y a una mujer por haber maquinado un montaje haciendo creer que se había producido un secuestro con el objetivo de cobrar un rescate.

Según ha informado la policía catalana, unos amigos de la supuesta víctima denunciaron que un grupo de diez hombres árabes habían secuestrado a su amigo en el Puerto Olímpico de Barcelona y le pedían pagar un rescate a cambio de liberarlo.

Fruto de las tareas de investigación los agentes pudieron constatar como el secuestrador, la víctima y su esposa estaban compinchados y, en realidad, habían simulado el secuestro con el fin de poder cobrar el pago del rescate por parte de los denunciantes.

Además, entre estas tres personas y actuando como falso interlocutor entre víctima y denunciante, actuaba un conocido delincuente detenido por extorsión por la Unidad Central de Secuestros y Extorsiones en dos ocasiones anteriores.

Finalmente, reunidos todos los indicios que apuntaban a que se trataba de una simulación de delito, se pudo confirmar que todo se trataba de un montaje y que no existía ningún secuestro.

La víctima habría fingido su propio secuestro de acuerdo con el secuestrador y utilizó a su mujer con el fin de exigir el pago de su propio rescate a sus amigos y denunciantes de los hechos.

El artículo 4457 del Código Penal castiga con una pena de multa a quien simule ser responsable o víctima de una infracción penal o denuncie una de inexistente.

El caso se asemeja al del famoso Bartolomé Rubia, 'Bartolín', un joven concejal del Partido Popular que en mayo de 1998 simuló haber sido secuestrado por ETA.

Antes de quedar al descubierto como un mentiroso, Bartolín fingió haber sido secuestrado por un comando terrorista en su chalé de La Carolina (Jaén), y haber sido llevado sedado hasta Irún en el maletero de un coche. 

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING