Miércoles, 22.11.2017 - 14:05 h

Báñez remodela Empleo obligada por Bruselas ante el descontrol en las ayudas

El Ministerio de Empleo modifica su estructura y crea dos nuevas subdirecciones generales para gestionar el Fondo Social Europeo. También crea la Dirección General de Estadística.

Es el departamento encargado de gestionar los 11.800 millones que España recibirá para reducir el paro y, especialmente, el desempleo juvenil. En algunas partidas se detectó fraude.

La generación de los 90 no cobrará de pensión ni la mitad de su sueldo.

El PSOE pide a Báñez que explique en el Congreso "la explotación de trabajadores" en su ministerio

La ministra Fátima Báñez ha acometido una importante reestructuración del Ministerio de Empleo. Se trata de una "recomendación" (sino obligación) de la Comisión Europea y tiene como objetivo gestionar con una mayor eficiencia los 11.800 millones de euros que España ha recibido del Fondo Social Europeo para combatir el desempleo, especialmente el paro juvenil. Nuestro país es el tercer perceptor en esta ayuda comunitaria por detrás de Polonia e Italia.

El nuevo organigrama de Empleo cuenta a partir de ahora con dos nuevas subdirecciones generales adscritas a la Secretaría de Estado de Empleo: la Unidad Administradora del Fondo Social Europeo y la Subdirección General de Programación y Evaluación del Fondo Social Europeo, de nueva creación. Hasta ahora, la citada Unidad Administradora se encontraba adscrita a la Dirección General de Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas.

Fuentes del Ministerio explican que esta nueva estructura se encargará de administrar con una mayor eficiencia y control los recursos del Fondo Social Europeo (FSE) y la Iniciativa de Empleo Juvenil (IEJ). El objetivo de estos planes es la lucha contra el desempleo, que ha golpeado con especial virulencia a España (el Gobierno calcula que a finales de año todavía habrá 3,75 millones de parados EPA), durante el periodo 2014-2020. De esos 11.800 millones de inversión, 8.500 son con cargo al presupuesto de la UE y el resto proceden de recursos nacionales. Algunas de estas ayudas, por cierto, no terminan de gastarse o son bloqueadas por la UE al detectar irregularidades, como ocurrió con Andalucía en 2014.Un mayor control de las subvenciones

El Ministerio de dirige Fátima Báñez ha decidido, además, especificar con una mayor precisión las funciones encomendadas a estas dos nuevas subdirecciones generales encargadas de gestionar los fondos europeos para el desempleo. En el nuevo Real Decreto 703/2017, de 7 de julio se especifica que partir de ahora la Unidad Administradora hará una "gestión, seguimiento y certificación" más rigurosa de estas subvenciones y que la Subdirección General de Programación y Evaluación se dedicará a planificar el futuro de estas ayudas con programas e informes.

En esta remodelación del Ministerio de Empleo se crea también una Dirección General de Estadística y Análisis Sociolaboral (hasta ahora era una subdirección general), que pasa a depender de la Subsecretaría de Empleo y Seguridad Social. Su nacimiento responde al deseo de los altos cargos del departamento de unificar en un mismo órgano directivo la maraña de secciones encargadas de la actividad estadística. Empleo es, efectivamente, el ministerio del Gobierno que más datos estadísticos genera, solo por detrás del Instituto Nacional de Estadística (INE), de forma que existía una necesidad de agrupar todos ellos en un mismo órgano.

La ministra Báñez también ha decidido mantener en sus cargos a tres directores generales que, como excepción, no son funcionarios. Se trata de los titulares de la Dirección General del Trabajo Autónomo, de la Economía Social y de la Responsabilidad Social de las Empresas, la Dirección General de Migraciones y la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social. El Gobierno valora el trabajo realizado en la pasada legislatura de estos cargos directivos y les mantiene en sus puestos por sus "conocimientos específicos" y "requerimientos y experiencia técnicos".

Por último, el Ministerio de Empleo ha modificado la denominación del ya antiguo Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que pasa ahora de conocerse con el nombre de Instituto Nacional de Seguridad, Salud y Bienestar en el Trabajo. Todos estos cambios han tenido que ser autorizados por el Ministerio de Hacienda y Función Pública que tendrá que realizar las modificaciones presupuestarias oportunas.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios