Lunes, 20.11.2017 - 08:27 h

El Congreso reprueba a Catalá, Maza y Moix por la actuación en el Caso Lezo

Magdalena Álvarez cuando era ministra de Fomento fue reprobada en el Senado y Fernández Díaz, exministro del Interior, fue reprobado en comisión estando en funciones.

El Congreso también reprobó al Fiscal General del Estado y al Fiscal Anticorrupción, a los que acusa de “incumplimiento grave y reiterado de sus funciones”.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante el debate de su reprobación en pleno del Congreso de los Diputados por su papel en el caso Lezo. (EFE/Paco Campos)

Extraño honor el recogido por el titular de Justicia, Rafael Catalá, que este martes ha sido reprobado por el Congreso de los Diputados, convirtiéndose en el primer ministro de un Gobierno no en funciones en recibir este rechazo.

El Pleno de Congreso ha reprobado con el apoyo unánime de todos los grupos del arco parlamentario, salvo el PP, al ministro de Justicia, Rafael Catalá; al fiscal general del Estado, Jose Manuel Maza; y al fiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix, por su papel en el caso Lezo.

Por 207 votos a favor y 134 votos en contra, el pleno de la Cámara Baja ha dictado su rechazo político a Catalá tras una moción consecuencia de una interpelación presentada por el PSOE.

La reprobación se trata de una figura política y simbólica, es decir, no es más que una forma pública de expresar que no se está de acuerdo con alguna decisión o actuación que haya llevado a cabo. Por lo tanto todos van a seguir en sus cargos. Catalá, acusado de injerencias

En el texto, se reclama la reprobación de Catalá por su responsabilidad "directa" en los nombramientos de los fiscales y por su "injerencia" en las causas judiciales, y porque sus actuaciones "menoscaban" la confianza de los ciudadanos en el Ministerio Fiscal y "dificultan" el trabajo de los miembros de esta institución.

Fue una sesión dura. “Usted ha actuado como abogado defensor de los acusados de corrupción de su partido. El Gobierno ha urdido un plan perfecto para proteger a sus corruptos”, ha proclamado Isabel Rodríguez, diputada socialista, al ministro de Justicia en la presentación de la moción. Según ha señalado, “pone en riesgo el Estado de derecho y no puede seguir ni un minuto en su cargo”.

"Pérdida de credibilidad", "un país en el que el presidente del Gobierno no defienda a los jefes de la Fiscalía", "Existe una sospecha reforzada de parcialidad y manipulación", "hay evidentes pruebas de la existencia de unidad de acción entre el Gobierno y la fiscalía". Son solo algunas de las frases con las que la oposición ha regalado los oídos de un ministro que ha dejado claro a la salida del hemiciclo: "Yo he sido nombrado por el presidente del Gobierno, que es quien tiene la confianza de la Cámara. Este es nuestro modelo democrático, eso es lo verdaderamente democrático". Punto.

La oposición instó al Gobierno a remover de su puesto al fiscal general del Estado, José Manuel Maza, "por incumplimiento grave y reiterado de sus funciones", y lo mismo con el fiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix.

Carlos Rojas, del PP, defendió a su partido y los reprobados señalando que "este gobierno jamás ha dado instrucciones a la Fiscalía, y acusó al resto de partidos de faltar el respeto de los fiscales".

Ahora en portada

Comentarios