Lunes, 23.04.2018 - 07:25 h

El Estado despliega en Cataluña el mayor operativo de 'espías' en democracia

Centenares de agentes de los Servicios de Información de Guardia Civil, Policía y CNI llegan a Cataluña en vísperas del referéndum del 1 de octubre.

El operativo supera al desplegado en la coronación del Rey. Tienen tres objetivos: encontrar urnas y papeletas, testar el clima y conocer movimientos de los independentistas.

El Estado despliega en Cataluña el mayor operativo de 'espías' en democracia

El Gobierno central ha desplegado en Cataluña el mayor operativo de agentes de Información de la democracia. Centenares de profesionales de la Guardia Civil, el Cuerpo Nacional de Policía y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) se encuentran en la comunidad autónoma con un único objetivo: frenar la celebración del referéndum el 1 de octubre informando a sus superiores de todos los movimientos de los que tengan conocimiento.

Todos los servicios de Información e Inteligencia del Estado están movilizados a falta de apenas dos semanas para el día D. Solo la Guardia Civil y la Policía han desplegado a más de 200 agentes adicionales a los que se encuentran habitualmente desplegados en Cataluña, cifra a la que hay que sumar decenas de operativos del CNI, según fuentes policiales consultadas por Lainformacion.com. El plan está siendo coordinado por Vicepresidencia del Gobierno y por el Ministerio del Interior en un trabajo tanto en ciudades como en pueblos. A estos agentes de Información hay que añadir los de Seguridad Ciudadana, algunos ya ubicados en cuarteles y comisarías de Cataluña.

Las instrucciones que han recibido los 'espías' del Estado son tres: por un lado, localizar las urnas y las papeletas. El Gobierno se ha fijado el objetivo de que el referéndum no se celebre y hay orden precisa de intentar torpedear la jornada de votación sin disturbios, eso sí. En segundo lugar, los agentes de Información se encuentran testando el clima social que se vive en las calles de Cataluña. Y, por último, tiene como misión conocer actos y movimientos tanto del Govern, como de los alcaldes independentistas que están participando en la organización del 1-O.

El perfil de los agentes de Información desplazados a Cataluña desde Madrid es, principalmente, de analistas. Estos guardias civiles, policías, militares y civiles se han mezclado con operativos que trabajan habitualmente en la región y, por tanto, disponen de un mayor conocimiento de lo que sucede día a día. Las minutas que elaboren estos equipos servirán para localizar imprentas, naves u otros elementos necesarios para la logística del referéndum.

La orden que han recibido los responsables de estos operativos es la de "destinar todos los recursos necesarios" para frenar el 1-O, según fuentes conocedoras del operativo. "No podemos fracasar", añaden.

El mayor dispositivo de agentes de Información hasta la fecha se produjo durante la coronación del Rey Felipe VI. Ese día, uno de los más importantes de la historia democrática, más de 500 funcionarios participaron en un operativo que tenía como misión que todo saliera rodado, tanto en la ceremonia de proclamación como por el recorrido que hicieron los reyes por las calles de Madrid. Uno de los objetivos era evitar la presencia de banderas republicanas a lo largo del itinerario, especialmente en balcones. Cristina Cifuentes era entonces delegada del Gobierno en Madrid y coordinó todo el dispositivo.

Antidisturbios de Policía y Guardia Civil, preparados

Más de 2.000 policías y guardias civiles especializados en Seguridad Ciudadana también se encuentran listos para cumplir órdenes en Cataluña si el Presidente del Gobierno lo autoriza. Se trata de un despliegue especial contemplado en la llamada 'Operación referéndum', un plan interno que ha elaborado la Secretaría de Estado de Seguridad en colaboración con las cúpulas del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil. El Ejecutivo es quien tiene en su mano autorizar este operativo en ciudades y pueblos catalanes para evitar que se celebre la consulta anunciada para el 1 de octubre. El plan de coordinación entre Policía Nacional y Guardia Civil ha sido diseñado por los antiguos directores adjuntos de cada cuerpo, Florentino Villabona y Pablo Martín, mandos que aún continúan al frente de sus competencias de manera interina.En la 'Operación referéndum' se contempla un despliegue especial de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado con motivo del 1-O concretado en tres fases, según las mismas fuentes. La primera pasaría por incrementar la seguridad en aquellos edificios del Estado en Cataluña ante el riesgo a ser atacados u ocupados por radicales. La segunda pasaría por la retirada de urnas y el cierre, llegado el caso, de centros públicos convertidos en colegios electorales. Y la tercera y última pasaría por una presencia en las calles de unidades antidisturbios para contener posibles disturbios públicos como acampadas al estilo 15-M.Hay que recordar que las juventudes independentistas llevan tiempo promoviendo una ocupación pacífica de las calles catalanas si el Gobierno español impide la celebración del referéndum. Estas acampadas, similares a las vividas en la Puerta del Sol, paralizarían la ciudad y crearían un problema de seguridad ciudadana para los responsables policiales. 

La operación diseñada por la cúpula del Ministerio del Interior contempla el despliegue de agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos como antidisturbios, en las grandes ciudades y de profesionales de los Grupos de Reserva y Seguridad(GRS) en núcleos de población sin presencia del Cuerpo Nacional de Policía. En Barcelona se encuentra la sede permanente de la II sección de la UIP y, además, hay dos de ellas situadas a poca distancia de la región: la III sección de Valencia y la XI de Aragón. En cuestión de tres horas llegarían al centro de la capital catalana.Los GRS de la Guardia Civil, por su parte, disponen de una unidad permanente en la ciudad condal, la IV, y de dos en Valencia, la III, y Zaragoza, la V. Algunos ya han llegado a Cataluña, como se puede observar en las siguientes fotografías:

Ahora en portada

Comentarios