Lunes, 23.10.2017 - 23:18 h

La kafkiana defensa de Osàcar : "Sigo el Evangelio y llevo al Palau en el corazón"

"Soy creyente, soy católico practicante y recibí de Dios el don de la fe. Soy un hombre de Iglesia que intenta seguir el camino del Evangelio", ha defendido Osàcar, que en breve cumplirá 82 años.

El fiscal dijo en una de las sesiones que Osàcar fue "el gatillo de la pistola"de CDC para cobrar comisiones ilegales a la constructora Ferrovial a cambio de la concesión de obras pública.

El extesorero de CDC al tribunal: "Soy íntegro, honesto y honrado"

El extesorero de CDCDaniel Osàcar ha protagonizado una kafkiana defensa de su honorabilidad en el caso Palau. "Soy católico, sigo el Evangelio y llevo el Palau en el corazón. Podría haber traído al juicio a 80 personas que dirían que soy un hombre de bien".

Osácar, acusado por las supuestas comisiones ilegales del partido, ha apelado al tribunal en su turno de palabra al final del juicio del caso Palau para defender que es un hombre "íntegro, honesto y honrado" y ha confiado en su absolución.

En la última sesión del juicio este viernes, ha acusado al fiscal Emilio Sánchez Ulled --que pide para él ocho años de cárcel por tráfico de influencias-- de querer silenciarlo al hacerle pocas preguntas en su interrogatorio como acusado. "Sin duda, fue una decisión inteligente pero poco equitativa", ha reprochado al fiscal, y ha añadido que sí pudo explayarse en las respuestas a las preguntas de su abogado.

Osàcar ha explicado que, tras las declaraciones del expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, y de su mano derecha, Jordi Montull, --dijeron que CDC usó la institución para cobrar de Ferrovial--, estaba preparado para un "largo y profundo interrogatorio", que no sucedió porque tal vez no iba como el fiscal quería, según él.

El único extesorero encausado por el caso Palau --su antecesor, Carles Torrent, aparece en numerosa documentación pero murió antes de la investigación-- se ha definido como un hombre "creyente, de bien, sencillo y humilde" y que ha dedicado buena parte su vida a ayudar a otros.El fiscal dice que él fue el gatillo de la pistola

En cambio, el fiscal dijo en una de las sesiones que Osàcar fue "el gatillo de la pistola" de CDC para cobrar comisiones ilegales a la constructora Ferrovial a cambio de la concesión de obras pública desde las instituciones que el partido controlaba.

"Soy creyente, soy católico practicante y recibí de Dios el don de la fe. Soy un hombre de Iglesia que intenta seguir el camino del Evangelio", ha defendido Osàcar, que en breve cumplirá 82 años.

Ha relatado también su relación de siempre con el Palau y su amor por la música: "He llevado siempre el Palau en el corazón. ¿Cómo pueden pensar que pude colaborar con su expolio". El extesorero ha asegurado que podría haber llevado a 70 u 80 personas al juicio, sin ninguna relación con CDC, para explicar que él es un hombre de bien y que podrían decir: "Conocemos a Osàcar y no es ningún corrupto ni ladrón ni es un delincuente".

Al final de su intervención, que ha llevado escrita, Osàcar ha dado las gracias al tribunal que lo ha juzgado "por su saber hacer, su excelente conducción del juicio y por su rigor".

Ahora en portada

Comentarios