Sábado, 21.10.2017 - 22:13 h

Cs, Podemos y PSOE dejan solo al PP para acabar con el control político de TVE

El PSOE, que se abstuvo en el Senado, dio marcha atrás en el Congreso y votó a favor de que las Cámaras elijan en una primera votación a los consejeros de RTVE por dos tercios.

Todo hacía indicar que el PP contaba con el beneplácito del PSOE para formar un binomio y nombrar, sin necesitar a más grupos, al presidente de RTVE y sus consejeros.

El tripartito Cs, Podemos y PSOE deja al PP fuera del control político de RTVE

El final de José Antonio Sánchez como presidente de RTVE está cada vez más cerca. El cambio de la cabeza visible de la televisión pública, que según los plazos establecidos se acometerá a principios de 2018, supondrá algo más que un cambio de cromos. El Pleno del Congreso acordó este jueves llevar a cabo la renovación del Consejo de RTVE y el PP perderá el control absoluto que tenía desde el año 2012.

El voto del PSOE era decisivo para el futuro de la televisión pública. O formaba tripartito para acabar con la politización y o se aliaba con el PP para para nombrar, sin necesidad de más grupos, al presidente de RTVE y sus consejeros. Y aceptaron pactar con Podemos y Ciudadanos para dejar de lado al PP. 

Los partidos de Pablo Iglesias y Albert Rivera han sabido mover ficha en los despachos en los últimos días. Si no lograban convencer al PSOE, volvían a quedarse fuera de RTVE y eso es justo de lo que se han quejado amargamente durante la última etapa. Primero acusaron a los dos principales partidos políticos del país de "pasteleo" para mantener la televisión pública bajo su poder y después llevaron a cabo "fuertes presiones" sobre el PSOE para cambiar su voto, según fuentes de la propia negociación. 

Ambos partidos trasladaron al PSOE la “necesidad de que entrara aire fresco” en RTVE y les dijeron que estaban quedando "retratados" al abstenerse y pactar con el PP. Una vez que los socialistas han formado el tripartido por la televisión pública, las citadas fuentes aseguran que han conseguido que “todos los partidos tengan su representación y no quede nadie fuera”.

Esto significa un regreso a la fórmula del Gobierno Zapatero, que exigía dos tercios de la Cámara (233 diputados) para nombrar consejeros de RTVE, un requisito que el PP rebajó en 2012 a la mayoría absoluta (176 votos). De esta forma y sin la necesidad del apoyo de más grupos políticos nombró presidente a Leopoldo González-Echenique y dos años después a José Antonio Sánchez. El PP exige explicaciones al tripartito

Ya nada volverá a ser tan 'sencillo' para los populares. Este cambio de posición del PSOE en cuanto al sistema de desbloqueo de los nombramientos del Consejo y el presidente generó un fuerte malestar en el PP, que decidió abstenerse en la votación para no quedarse solo y señalado. El portavoz popular, Ramón Moreno, afirmó desde el estrado que le parecía "sorprendente" que Unidos Podemos haya arrastrado "su cruzada antisistema" a otros grupos de la Cámara.

Moreno ha añadido a este diario que le "extraña de este tripartito que han formado PSOE, Ciudadanos y Podemos. Tendrán que explicar esta coalición. El grupo socialista ha decidido dar marcha atrás en su posición después de tener un principio de acuerdo con el PP. No tiene sentido". Además, les acusa de "no buscar lo mejor para RTVE".Una nueva RTVE menos politizada

Las tres fueras políticas que salieron reforzadas de esta votación coincidieron a la hora de valorar este nuevo formato de elección de presidente como una nueva era dentro de RTVE. “Hemos conseguido virar a un modelo distinto. Cuanto más consenso haya es mejor”, afirmó Guillermo Díaz, diputado de Ciudadanos, a lainformacion.com

Desde el PSOE, José Miguel Camacho ha asegurado que trasla aprobación de esta Ley, todos los partidos para ponerse de acuerdo y trabajar para alcanzar una televisión pública independiente, y así acabar con "vetos, las purgas y la manipulación constante". Por su parte, desde Podemos lo consideran como una "victoria de los trabajadores" de RTVE, que han luchado por el cambio "pese a la presión que han vivido todos estos años".

Pero este cambio de rumbo que tomará la televisión pública, no ha gustado en los despachos de Génova. "Esto no es un paso positivo" porque los grupos "no han buscado el consenso, sino desplazar al PP". Solo buscan cambiar el Consejo de Administración y lo demás les da igual”, denuncia Ramón Moreno."Los mejores y no los más amigos”

Estos últimos cinco años han estado marcados por la politización de TVE, siempre virada hacia el PP. Esto ha supuesto las continuos enfrentamientos del resto de partidos por la forma de tratar las informaciones más controvertidas en relación al Gobierno, como las tramas Púnica o Gürtel, además de sentirse despreciados por el Consejo de Informativos de la Cadena Pública.

Ya el nombramiento de José Antonio Sánchez fue cuando menos polémico, porque su nombre aparecía en  la ‘contabilidad B’ PP, según los papeles de Bárcenas. Cobró más de un millón de pesetas durante el Gobierno de José María Aznar y (1994 y 1995), según los documentos revelados por El Mundo. En el año 2015 y ya como presidente, aseguró que “voto al PP y seguiré votando al PP”. La independencia e imparcialidad de TVE quedaba claramente en entredicho de forma pública.

Incluso los trabajadores de RTVE se han rebelado en varias ocasiones contra la dirección. La última, una redactora del Telediario a la que obligaron a leer el argumentario del PP en una pieza para amortiguar el efecto de la declaración de Mariano Rajoy en la Audiencia Nacional como testigo de la Gürtel.

El futuro Consejo de Administración tendrá diez miembros (seis designados por el Congreso y cuatro por el Senado), será paritario. A partir de ahora se abre un plazo de tres meses para para formular y aprobar el nuevo mecanismo de concurso público y, una vez elaborado, comenzará el proceso de designación de un nuevo Consejo de Administración de RTVE y de su presidente. Esto tiene rango de reglamento y de no ser aprobado se mantendría el formato actual de la elección, aunque fuentes consultadas aseguran que esta posibilidad “no se contempla” y que trabajarán para que sean elegidos “los mejores y no los más amigos”.

Ahora en portada

Comentarios