Lunes, 09.12.2019 - 03:32 h

Rajoy y Fernández tienen pactada ya la abstención del PSOE: mantienen conversaciones constantes

El presidente de la gestora del PSOE, en sintonía con Susana Díaz, transmite al líder del PP que solo le hace falta convencer a los barones rebeldes.

Rajoy ha ordenado silencio en el PP para no influir en un Comité Federal decisivo que podría celebrarse entre semana.

Mariano Rajoy

Mariano Rajoy y Javier Fernández han hablado ya en varias ocasiones desde que hace ya más de una semana el presidente del Principado de Asturias se hiciera con las riendas de la gestora del PSOE. Hay quien afirma incluso que son contactos diarios. En estas conversaciones, que se realizan vía telefónica, ambos ya han avanzado en la investidura del líder del PP.

Javier Fernández ya ha transmitido a Rajoy que el PSOE no tiene otra opción que facilitar su investidura a través de una abstención, confirman a La Información fuentes conocedoras de estos contactos.

La cuestión es cómo hacerlo: bien a través de una abstención de los 11 diputados necesarios para que Rajoy sea designado presidente del Gobierno (Andalucía es la única federación que cuenta con más de 11 parlamentarios) o bien imponiendo desde Ferraz una abstención en bloque, lo que provocará disidencias, como la ya anunciada de la diputada zaragozana Susana Sumelzo o de los siete representantes del PSC.

En cualquier caso, Fernández tiene claro, y así lo ha transmitido a Moncloa, que Rajoy podrá ser investido. Las informaciones que llegan a la Presidencia en funciones indican que la abstención es la opción por la que también apuesta Susana Díaz y la poderosa federación andaluza.

El problema con el que se encuentra la gestora del PSOE es el de los barones rebeldes, que siguen defendiendo el "no es no" que abanderaba Pedro Sánchez. De ellos también ha hablado Javier Fernández con Rajoy (aunque las conversaciones también se mantienen a diferentes niveles). El presidente de la gestora socialista le ha pedido tiempo para "coser" las diferencias que les separan de estos dirigentes territoriales.

Fernández deberá, por tanto, convencer a un grupo de barones que el mal menor para el PSOE es la abstención. Hay, incluso, algún barón que hace unas semanas era crítico con el "no es no" y que ahora no se pronuncia, como es el caso del castellanomanchego Emiliano García-Page.

Rajoy ha aceptado respetar a Fernández y ha llegado con él a un acuerdo tácito de no influir en la crisis del PSOE. El líder del PP ha aceptado una investidura sin condiciones y, de forma paralela, ha ordenado a la cúpula de su partido de mantener silencio. No está habiendo apenas entrevistas de cargos del partido y las escasas declaraciones que se producen son de un perfil muy bajo.

La decisión para una abstención del PSOE debe salir de un próximo Comité Federal que todavía no tiene fecha. Javier Fernández ha iniciado una ronda de consulta con cada uno por separado para intercambiar impresiones. En Moncloa no se descarta que los socialista incumplan su tradición y celebren el máximo cónclave entre congresos en un día entre semana.

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING