Lunes, 23.09.2019 - 05:50 h

Sánchez apuesta por volver al Estatut de ZP en su oferta de diálogo a Cataluña

Sánchez viaja el viernes a Barcelona con toda su Ejecutiva para presentar una serie de "medidas legislativas" dado que el diálogo entre Rajoy y Puigdemont no existe.

Su apuesta es revertir con leyes en el Parlamento algunos artículos del Estatut de Cataluña que tumbó el Tribunal Constitucional hace ahora siete años.

La 'operación diálogo' de Sáenz de Santamaría en Cataluña descarrila.

Iceta y Sánchez se reúnen este lunes en Ferraz para abordar el proceso soberanista

Pedro Sánchez viaja este viernes a Barcelona para dar un paso al frente en Cataluña en la que será su primera visita fuera de Madrid desde que fue elegido secretario general del PSOE. El líder de los socialistas dará a conocer una ser de "medidas legislativas" que tienen como objetivo desatascar la ausencia de diálogo entre los gobiernos central y autonómico. Así se lo anunció el propio Sánchez a Rajoy la semana pasada en su reunión en La Moncloa: ya que el presidente no mueve ficha será él quien pase a la acción.

Son varias las iniciativas que tiene previsto plantear Sánchez este fin de semana en un acto en el que coincidirán las ejecutivas del PSOE y el PSC. El objetivo del secretario general socialista es proponer que en el Congreso de los Diputados se reviertan algunos artículos del Estatut de Cataluña que el Tribunal Constitucional tumbo en 2010 en una sentencia que muchos califican como el punto de inflexión en el que el independentismo se dispara en la comunidad autónoma, según explican fuentes cercanas a la cúpula de Ferraz.

Sánchez es consciente que los grupos políticos de la oposición se pueden poner de acuerdo para aprobar algunas modificaciones legales que contenten a los independentistas y que contribuyan a rebajar la tensión entre ambas partes. Por ejemplo, en el PSOE creen que existe margen para mejorar el autogobierno de Cataluña concediendo algunas transferencias adicionales. Sería aplicar una política similar a la llevada a cabo con el País Vasco, donde se ha ido mejorando la autonomía.

Por ejemplo, el TC anuló esta parte del artículo 111 del Estatut sobre "competencias compartidas": "En las materias que el Estatuto atribuye a la Generalitat de forma compartida con el Estado, corresponden a la Generalitat la potestad legislativa, la potestad reglamentaria y la función ejecutiva, en el marco de las bases que fije el Estado como principios o mínimo común normativo en normas con rango de ley, excepto en los supuestos que se determinen de acuerdo con la Constitución y el presente Estatuto. En el ejercicio de estas competencias, la Generalitat puede establecer políticas propias. El Parlamento debe desarrollar y concretar a través de una ley aquellas previsiones básicas". Se podría negociar un nuevo marco legal.

Otro aspecto del Estatut que anuló el TC fue el referido al esfuerzo fiscal compartido. El apartado 3 del artículo 206 decías así: "Los recursos financieros de que disponga la Generalitat podrán ajustarse para que el sistema estatal de financiación disponga de recursos suficientes para garantizar la nivelación y solidaridad a las demás Comunidades Autónomas, con el fin de que los servicios de educación, sanidad y otros servicios sociales esenciales del Estado del bienestar prestados por los diferentes gobiernos autonómicos puedan alcanzar niveles similares en el conjunto del Estado, siempre y cuando lleven a cabo un esfuerzo fiscal también similar. En la misma forma y si procede, la Generalitat recibirá recursos de los mecanismos de nivelación y solidaridad. Los citados niveles serán fijados por el Estado".

Sobre los impuestos propios, el Tribunal Constitucional declaró ilegal este apartado: "La Generalitat tiene competencia, en el marco establecido por la Constitución y la normativa del Estado, en materia de financiación local. Esta competencia puede incluir la capacidad legislativa para establecer y regular los tributos propios de los gobiernos locales e incluye la capacidad para fijar los criterios de distribución de las participaciones a cargo del presupuesto de la Generalitat".

El PSOE de Pedro Sánchez considera, además, que hay que sentarse a negociar con la Generalitat un impulso a las infraestructuras en Cataluña con inversiones concretas del Estado que no se paralicen: carreteras, Cercanías, trenes, aeropuertos, puertos... Es un tema pendiente, concretado en el plan Soraya, pero que no ha avanzado de momento. 

Sánchez también lanzará la propuesta de crear una subcomisión en el Congreso de los Diputados que aborde la reforma constitucional. Es algo a lo que el PP se opone, pero que cuenta con el apoyo, en principio, de Podemos y de Ciudadanos. En ella se plantearía reconocer el carácter plurinacional de España, pero bajo la fórmula de un Estado único. El nuevo PSOE se niega en redondo a aplicar, o siquiera amenazar, el artículo 155 de la Constitución.

Ahora en Portada 

Comentarios