Martes, 24.10.2017 - 10:24 h

Históricos del PSOE creen que o acaban con Sánchez o él acabará con el PSOE

Felipe González, Alfonso Guerra, Rodríguez Zapatero, Rubalcaba, Bono, Javier Solana, Javier Lambán, Fernández Vara, García Page, Ximo Puig, Abel Caballero, Carme Chacón... apoyarán sin fisuras a Susana Díaz y muchos de ellos estarán en la puesta de largo de la Presidenta andaluza el día 26 en Madrid.

Desde las filas de las candidaturas de Pedro Sánchez (sobre todo en las de éste) y de Patxi López se teme que la batalla de las primarias socialistas sea tan cruenta, que haya 'juego sucio'.

Rubalcaba, Susana Díaz y Felipe González

Van a por todas. Y es que para el aparato del PSOE, para el PSOE clásico, que diría el otro, las primarias socialistas que enfrentarán a Susana Díaz, Pedro Sánchez y Patxi López no son unas simples primarias por el liderazgo socalista. "Está en juego la supervivencia del partido", dicen desde el aparato a quien quiera oírlo. "Es una batalla a vida o muerte" explica gráficamente a www.lainformacion.com un destacado miembro de las filas 'susanistas'. Y el mensaje se repite entre los miembros del denominado PSOE clásico una y otra vez: "O acabamos con Pedro Sánchez o él acaba con el partido".

Así están las cosas en el PSOE. Hasta tal punto de dramatismo y de ruptura interna han llegado, con la militancia, la mayor parte de ella, con Sánchez; otra parte con el ex lehendakari Patxi López, y el aparato, los barones (con la excepción de Mendia, Armengol, Civite o Tudanca) y la mayoría de militantes andaluces con Susana Díaz. Un auténtico choque de trenes con Patxi López, la tercera vía, la del discurso integrador y de unidad, en medio de las dos locomotoras.El aparato, asustado por el empuje de Sánchez, se volcará con Susana

Ante esta lucha de interese, que será crucial para el futuro del PSOE, el aparato se va a volcar con Susana Díaz. Y es que el empuje y la fuerza que está demostrando Pedro Sánchez entre los militantes, no olvidemos que los que elegir al secretario general en las primarias de mayo son ellos, ha puesto en alerta al 'establishment' socialista, que está asustado, y mucho, con un Sánchez al que daban por muerto, pero que está dejando claro que está "más vivo que nunca", como demostró este fin de semana en Cádiz, donde además, puso la guinda y dio el golpe de efecto con el apoyo de todo un referente de la socialdemocracia europea como es la alcaldesa de París, gaditana para más señas, Anne Hidalgo.

Susana Díaz busca dar el domingo 26 de marzo un auténtico golpe de efecto en Madrid. En su pistoletazo de salida para la carrera hacia el sillón de Ferraz. La Presidenta andaluza se presentará en loor de multitudes. Rodeada de militantes, cuadros medios -se busca un recinto capaz de albergar entre 2.500 y 3.000 personas, que quizás pueda ser uno de los pabellones del IFEMA-, pero, sobre todo, de la nomenclatura socialista, del aparato, del PSOE clásico. Esa es su verdadera fuerza. Esa... Y que controla buena parte de la militancia andaluza que, no olvidemos, supone entre el 35 y el 40% de los afiliados socialistas.Todos en Madrid el día 26 de marzo

A Susana, "porque no nos podemos permitir el lujo de perder", el apoyan Felipe González -que aún no ha demostrado en público su apoyo para "no perjudicarla"-, Alfonso Guerra, José Luís Rodríguez Zapatero, Alfredo Pérez Rubalcaba, José Bono, Javier Solana, los ex Presidentes de Andalucía Chaves y Griñán, Javier Lambán, Guillermo Fernández Vara, Emiliano García Page, Ximo Puig, Abel Caballero... Incluso Eduardo Madina, que se vislumbra como parte del 'ticket'... En fin, la crème de la crème del socialismo más clásico, el que salió de Suresnes.

La mayoría de ellos estará el día 26 arropando a Susana Díaz -el Presidente de la Gestora, que también forma parte de las filas de la dirigente andaluza, Javier Fernández, tiene que mantener, lo hace a duras penas, su neutralidad- para mostrar su fuerza. La fuerza "de la derecha del partido", "del aparato", dicen desde las filas 'sanchistas'. Éste es el estigma contra el que tendrá que luchar Díaz. Y es que le mensaje de los 'pedristas', tomado en buena medida de Podmeos, ha calado entre la militancia: "Susana Díaz es la casta. la derecha del partido. El aparato. Los que llevan en el poder del partido desde 1974. Lo antiguo. Quienes permitieron que gobernara Rajoy..."

Pero lo cierto es que, como señalan distintas fuentes, el acto del 26 de marzo en Madrid serviría para "solemnizar la obviedad". Lo ya sabido. Que la mayor parte del poder orgánico del PSOE y de los notables está con Díaz. 

¿Y el PSC? El PSC e Iceta (14.000 militantes), recientemente reconciliados con sus 'hermanos' socialistas del resto de España, prometieron neutralidad a Susana Díaz en lo que se dio en llamar el 'pacto del sofá'. Pacto que Díaz e Iceta 'renovaron' este sábado en Madrid donde mantuvieron un encuentro. Pero es conocido que entre la militancia del PSC Susana Díaz no levanta precisamente muchas adhesiones y los votos se irán para Pedro Sánchez y Patxi López."Está en juego la supervivencia del partido"

En las filas del 'susanismo' recuerdan, una y otra vez, que este 39º Congreso del PSOE no es un cónclave normal, porque el partido es "a vida o muerte" y, dicen, el PSOE se juega la supervivencia o la "destrucción" a manos de Sánchez. Otra veterana dirigente que conoce muy bien a Díaz resume el espíritu con el que ella desea imprimir su estreno: "Susana quiere decir que ella es el PSOE", que el hilo de continuidad del pasado descansa ahora en sus manos.

Ante el previsible, casi seguro, despliegue de fuerza del aparato en favor de Susana Díaz, desde las filas de las candidaturas de Pedro Sánchez (sobre todo en las de éste) y de Patxi López se teme que la batalla de las primarias socialistas sea tan cruenta, que haya 'juego sucio'. En algunos círculos próximos a Pedro Sánchez se teme el "pucherazo" a partir de las listas de militantes, el censo o las continuas llamadas, intentando dirigir el voto, que ya se están produciendo a alcaldes, dirigentes locales, comarcales... Para que 'aleccionen' a las bases de a quién hay que votar. 

La batalla, como se comprobará, será total. Y cuando el aparato despliega toda su fuerza... Pero en el PSOE, cuando ha tenido que votar la militancia, el aparato ha perdido. Recuerden Borrell contra Almunia o el propio Sánchez contra el candidato 'oficial', que era Eduardo Madina.

Ahora en portada

Comentarios