Domingo, 19.11.2017 - 17:25 h

Venezuela marca con una 'D' de 'demolición' las casas de los colombianos indocumentados

  • Caracas decretó el estado el estado de excepción en las zonas fronterizas con Colombia este martes.
  • Un tramo de unos 100 kilómetros de los más de 2.200 de la frontera con Colombia permanece cerrado desde el jueves.

'Esto yo lo construí con el esfuerzo de toda mi vida', aseguró Jaime (nombre falso) a 'BBC Mundo' entre sollozos, en referencia a su casa y negocio que construyó con sus propias manos. Jaime es uno de los Colombianos que emigró a Venezuela huyendo de la violencia de su país y que ahora tendrá que volver después de la última campaña de Caracas de deportar a los ciudadanos colombianos sin papeles.

Jaime de, 50 años, llegó a Venezuela en su infancia, y lleva viviendo en la zona de las Barinitas, cerca de la frontera, todos estos años, según informa BBC. Montó su propio taller mecánico a las espaldas de su casa que fabricó él mismo con ladrillos desiguales y techos de Zinc. Además, es uno de los evangélicos de la zona, por lo que los militares le respetan y no han marcado su cada con la 'D' de derribo que las autoridades venezolanas pinta en las casas de los colombianos sin papeles que vivien en el lugar.

Desde la ONG venezolana Provea confirmaron en declaraciones a lainformacion.com que se están marcando las casas de los indocumentados colombianos aunque no se atreven a asegurar que las demoliciones se estén produciendo. Fuentes de Provea aseguran que las autoridades venezolanas no están ofreciendo ningún tipo de asistencia a los expulsados del país y que solo reciben una ayuda de parte del lado colombiano una vez cruzan la frontera.'Campaña xenófoba'

La ONG asegura que las deportaciones se están produciendo de manera masiva sin estudiar individualmente los casos de los ilegales. Denuncian que los últimos movimientos del Gobierno de Maduro se vienen produciendo como consecuencia de la 'campaña xenófoba' del Ejecutivo, 'ha privado la improvisación y la arbitrariedad' aseguran. Provea afirma haber registrado hasta cinco casos de familias colombianas en los que el cabeza de familia, y único miembro que trabaja, ha sido detenido y deportado automáticamente dejando al resto de sus familiares al otro lado de la frontera sin ningún sustento. Denuncian un caso concreto en el que una de las hijas del deportado, que llevaba 20 años viviendo en el Venezuela, padecía una discapacidad mental.

Además, solo en la zona de Caracas han registrado unos 40 casos de colombianos en posesión de sus visados de trabajo que fueron detenidos solo por su nacionalidad. Aseguran que algunos de ellos permanecieron retenidos hasta 20 días sin haberles inculpado ningún tipo de delito.

Los vecinos de la zona han colocado pequeñas banderas de Venezuela en las puertas de sus casas para 'mostrar que estamos en paz, que acá no hay guerra', explica una colombiana del sector de 'La Invasión' a la cadena británica. 'Pero ellos igual pasaron por encima de nuestras casas como si fueramos animales', denuncia entre con lágrimas en los ojos.'D' de demolición, 'R' de revisión.

Desde que el Gobierno venezolano decretó el estado de excepción, se emprendió una campaña en la que la Policía pasaba por los asentamientos de colombianos marcando sus residencias con una 'D' de demolición o con una 'R' de revisión, según la información que manejan los vecinos. Para quedarse en el país es necesario disponer del permiso de residencia, sin embargo, en la zona vivien miles de refugiados, muchos de ellos indocumentados.

Nicolás Maduro decidió cerrar la frontera y decretar el estado de excepción en las zonas fronterizas con el país vecino con la intención de acaber con el crimen y con la escasez de productos que se vive en Venezuela. El presidente venezolano acusa a los inmigrantes colombianos de hacer negocio con los productos que Caracas tiene subvencionados vendiéndolos de manera ilegal al otro lado de la frontera.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, acusa a Maduro de 'maltratar a nuestros compatriotas' con sus medidas. En un comunicado emitido por la propio presidente aseguró que la situación 'nos preocupa y nos duele'. En la nota se informa de que1.071 colombianos han sido deportados de los cuales 608 fueron trasladados a albergues acomodados por el Ejecutivo colombiano.'Ni un solo colombiano durmiendo al raso'

Santos aseguró queno había 'ni un solo colombiano deportado que no esté durmiendo bajo techo, con un colchón, con alimentación, con sus elementos de aseo y con las condiciones mínimas necesarias para su bienestar'.

El Gobierno de Nicolás Maduro, por su parte, aprobó este martes por unanimidad la declaración del estado de excepción en la frontera para 'luchas contra el contrabando'. 'Proponemos formalmente que esa actividad de cierre de fronteras y estados de excepción vaya sumando territorios para ser liberados para el bienestar de nuestro pueblo', anunció el Ejecutivo. De momento se mantienen cerrados 100 kilómetros de los 1.200 que comparten ambas naciones. Sin embargo, Caracas no descarta ampliar el cierre a la totalidad de la frontera, según informa el periódico 'Semana'.

Desde Provea temen que el cierre de las fronteras se amplie y que se utilice para fustigar a otras poblaciones como los indígenas 'guayú' que viven en zonas cercanas a la frontera con Colombia y que, según denuncian, vienen sufriendo las hostilidades del Éjercito venezolano que les acusa de contrabandistas. La ONG asegura que la armada está asesinando y torturando a estas personas.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios