Aprobada la Cuenta de 2016 y las ordenanzas fiscales para 2018 sin el apoyo de la mayoría de la oposición

Los votos de los ediles no adscritos Cora Vielva y David González, ex de Cs, han permitido que el equipo de Gobierno lo haya podido sacar adelante

Aprobada la Cuenta de 2016 y las ordenanzas fiscales para 2018 sin el apoyo de la mayoría de la oposición

La Cuenta General de 2016 y la propuesta de ordenanzas fiscales para 2018 del equipo de Gobierno (PP) de Santander han sido aprobadas este jueves en el Pleno municipal gracias a los votos de los dos concejales no adscritos, exrepresentantes de Ciudadanos, David González y Cora Vielva, pero sin concitar el apoyo del resto de la oposición.

Las ordenanzas, que han obtenido su aprobación inicial e iniciarán ahora un mes a información pública como paso previo a su visto bueno definitivo, establecen la congelación de todas las tasas municipales y precios públicos por tercer año consecutivo, salvo la del agua y alcantarillado, en la que se aplicará el 1,5% del IPC en cumplimiento del contrato con la adjudicataria.

También hay nuevas bonificaciones, como las dirigidas a familias numerosas y para las monoparentales con dos hijos, y que se suman a las existentes hasta ahora.

La concejal de Economía y Hacienda, Ana González Pescador, ha defendido que se trata de las ordenanzas fiscales "más sociales", con las que los santanderinos se ahorrarán unos 9 millones.

Cada ordenanza fiscal se ha votado por separado y casi en su totalidad han salido adelante sin el apoyo de la mayoría de la oposición. Solo la tasa por aprovechamiento especial de dominio público local ha conseguido concitar el respaldo mayoritario de la oposición.

Antes de la votación, González Pescador ha opinado que si las ordenanzas no han logrado el apoyo de la mayoría de la oposición es porque los grupos y ediles que la componen "no quieren" y les ha advertido que al no apoyarlas están "dejando de apoyar a todos los santanderinos".

"Nunca me pude pensar que no las iban a apoyar", les ha reprochado la alcaldesa, Gema Igual, que considera "lícito" que la oposición "pida más" u "otro tipo de bonificaciones" pero no que no apoye las propuestas por el equipo de Gobierno.

Desde la oposición, se ha considerado "insuficiente" las bonificaciones existentes y, por ejemplo, desde el PRC, entienden que había "margen" para aplicar más y también para el descenso de las tasas, no solo para su congelación.

Sin embargo, varios de los grupos, de la oposición como el mixto-IU o el PSOE, han reconocido que en las ordenanzas de 2018 sí hay "cierta progresividad" fiscal. "Les felicito por empezar este camino", ha dicho al equipo de Gobierno el portavoz socialista, Pedro Casares, quien, sin embargo, considera que quedan "muchos pasos por dar en esa progresividad".

También varios de la oposición han censurado que el equipo de Gobierno local hable de un ahorro para los santanderinos de 9 millones de euros --el PSOE lo considera un "engaño político de primer nivel"-- cuando, a su juicio, no se supera los 300.000 euros.

Casares (PSOE) ha señalado que la "primera gran verdad que desmiente el gran titular" de congelación de tasas y nuevas bonificaciones que, a su juicio, pretende trasladar el equipo de Gobierno, es que la tasa de agua y alcantarillado sube un 1,5%, lo que hará a los santanderinos pagar 200.000 euros más que el año pasado.

CUENTA GENERAL

Y respecto a la Cuenta General de 2016, en la que el ejercicio se cierra con superávit, ha salido adelante con el voto a favor del equipo de Gobierno (PP) --pues considera que revela una "muy buena" gestión-- y de Vielva y González.

Mientras, el resto de la oposición (PSOE, PRC, grupo mixto-IU, Ganemos Santander Sí Puede y el edil no adscrito Antonio Mantecón) ha votado en contra y ha criticado, entre otros aspectos, el aumento del nivel de endeudamiento por habitante, situándose en los 901 euros, 34 más que el año anterior, o el ratio de inversión por habitante, que según ha afirmado se ha reducido de los 111 euros de 2015 a los 60 en 2016.

Mantecón, que desde el inicio ya adelantó que no votaría a favor de ninguna Cuenta General hasta que no haya una auditoria independiente de las sociedades municipales, ha tildado esta cifra de inversión por habitante de "ridícula" y más teniendo en cuenta que los santanderinos pagan solo en impuestos directos, según ha dicho, 474 euros.

El PRC, por su parte, ha denunciado que en los dos últimos años la presión fiscal a los santanderinos se ha incrementado dos puntos y es superior a la media de los ayuntamientos de Cantabria y de España cuando --ha dicho-- los ciudadanos de la capital están cada vez "más endeudados" y se invierte en cada uno de ellos "menos".

Los regionalistas han explicado que no va a dar el visto a la Cuenta General de 2016 porque su grupo "no aprueba este modelo de gestión" del equipo de Gobierno, al que ha demandado que de cara a 2018 --este 2017 "no esperan nada mejor-- plantee un presupuesto que no sea "más de lo mismo".

IU y Mantecón han achacado el superávit en la Cuenta a la, en su opinión, baja ejecución del presupuesto de gasto y han criticado que ese superávit se dedique en gran parte a amortizar deuda y no en atender a los santanderinos.

La oposición ha cifrado en un 65% la ejecución media del presupuesto de gasto --el equipo de Gobierno la sitúa en el 90%--, y han llamado la atención que está 10 puntos por debajo del año 2015. También ha denunciado que se da en partidas "esenciales" y vinculadas al empleo, a la atención a las personas más necesitadas o la prestación de servicios públicos.

También parte de la oposición ha denunciado "incumplimientos" de los plazos de tramitación para ésta y han denunciado que se haya llevado a la Comisión Especial de Cuentas dos meses después de lo establecido legalmente.

En respuesta, González Pescador, que ha atribuido a un cambio del sistema informático el retraso en ir a Comisión, ha defendido que la Cuenta General se presenta "en plazo y bien" puesto que se ha llevado a Pleno antes del 1 de octubre y se presentará al Tribunal de Cuentas para el día 15 de ese mes.

Tras escuchar a la oposición, la edil de Hacienda ha afeado a la oposición que presente una situación "terrible" recurriendo a discursos "partidistas" y a la "política del espectáculo" de "chillar mucho" cuando --ha reivindicado-- la Cuenta General refleja, según ha defendido, un incremento del gasto social y en empleo y hay 100 millones de euros en marcha.

A su juicio, revela un gestión económica por parte del equipo de Gobierno "solvente", "responsable" y "eficaz" y "cumpliendo de manera rigurosa los principios de estabilidad y las obligaciones de pago". Así, ha acusado a la oposición de emplear discursos "parti

Por su parte, la alcaldesa también ha considerado que la Cuenta revela una "muy buena gestión económica" y han acusado a la oposición de, ante la "no consistencia" en sus argumentos, recurrir a los "titulares".

Desde el PP, se ha reprochado a PRC y PSOE que censuren el nivel de endeudamiento por habitante en el Ayuntamiento, que es de 900 euros cuando --ha dicho-- el del Gobierno regional supone 5.000 euros por cada santanderino.

Al respecto, Igual ha señalado que el Ayuntamiento tiene que "gastar lo que otros no gastan porque no pueden o no quieren" y ha afirmado que "tiene que cubrir todas las carencias" de un Gobierno de Cantabria que "no atiende" a los ciudadanos de Santander, que --ha recordado-- "no son cántabros de segunda--.

Y de los dos ediles no adscritos, ex de Ciudadanos, que han apoyado la Cuenta General, Vielva no ha tomado la palabra y David González, en una breve intervención, en la que ha justificado su voto a favor a la Cuenta General a la reducción de la deuda y el mantenimiento de la capacidad inversora, aspectos que considera "positivos".

El portavoz del PSOE, Pedro Casares, ha reprochado al equipo de Gobierno que se apoye en dos tránsfugas para sacar adelante la Cuenta General y las ordenanzas.

Ahora en portada

Comentarios