Trévago (Soria) revela los secretos del oficio de cantero en un museo pionero

Trévago (Soria), 13 oct (EFE).- El centro de canteras molineras, una experiencia pionera en España, muestra desde hoy en Trévago, un pequeño pueblo soriano que mira al Moncayo, los secretos de lo que fue todo un oficio y una industria en esa provincia desde la Edad Media hasta la segunda mitad del siglo XIX.

Trévago (Soria) revela los secretos del oficio de cantero en un museo pionero

Trévago (Soria), 13 oct (EFE).- El centro de canteras molineras, una experiencia pionera en España, muestra desde hoy en Trévago, un pequeño pueblo soriano que mira al Moncayo, los secretos de lo que fue todo un oficio y una industria en esa provincia desde la Edad Media hasta la segunda mitad del siglo XIX.

El Ayuntamiento de Trévago ha presentado hoy esta dotación cultural en la que ha invertido, desde 2009, alrededor de 300.000 euros, de ellos el 80 por ciento aportado por el grupo de acción local Proynerso, y muchas horas de trabajo e ilusiones por recuperar el olvido un oficio que dio fama a esta localidad.

El centro de canteras molineras está enclavado en un edificio de dos plantas donde el visitante puede conocer desde diferentes tipos de molinos, todos ellos cedidos por la familia Lázaro, de Trévago, hasta utensilios y herramientas propias del oficio de cantero, recuperados en las excavaciones arqueológicas desarrolladas en la cantera de El Mirón, en la vecina Sierra del Madero.

El alcalde, Anselmo Jiménez, ha recordado que el centro ha nacido con la ilusión y el deseo que los visitantes que se acerquen a conocerlo amplíen su bagaje cultural "y abran sus mentes hacia el pasado, en busca de un oficio, el de molero, que se ha difuminado con el paso del tiempo".

Además ha señalado que el museo servirá además como punto de partida para cimentar el turismo como alternativa económica en Trévago, donde existen ya casas rurales con cuarenta y cinco plazas.

El secretario general de la Subdelegación del Gobierno en la provincia, Efrén Martínez, ha animado a todos los representantes políticos a que trabajen para que Soria consiga dar valor a su medio ambiente y encontrar un hueco en la oferta turística española, como antes lo hicieron Lanzarote y Huesca, territorios que antes tenían un futuro incierto.

El visitante puede conocer, en el recorrido del museo, cómo el desarrollo de la cantería molinera tuvo especial importancia en la provincia de Soria, especialmente a partir de la Edad Media, momento en que comienza la producción industrial de la harina, aunque en época celtibérica ya se conocía el uso de las piedras para los molinos de vaivén.

En el museo, diversos paneles explican al visitante lo que era una cantera molinera, como lugar de trabajo y el producto elaborado, así como las diversas zonas en las que estaba dividida -de extracción, de desecho y de almacenaje-.

Además, el visitante se acerca a las distintas técnicas de extracción de las piedras de moler, sus herramientas y su transporte.

La arqueóloga Sonia Montanel, que dirigió el último campamento de verano en la cantera de El Mirón, en la sierra del Madero, ha asegurado que en Soria han conseguido documentar una treintena de canteras molineras, una explotación que llegó a alcanzar las 250 y que utilizaba los conglomerados existentes en el Sistema Ibérico, "que son fáciles de tallar y son duros".

El retroceso y el posterior cierre de las canteras molineras en Soria se produjo en la segunda mitad del siglo XIX, con la aparición de las canteras francesas de la Ferté en plan industrial y el desarrollo del ferrocarril.

El proyecto forma parte de otro más amplío que incluye la restauración, por métodos arqueológicos, de las antiguas canteras molineras, su adecuación como eco-museo y la creación de una red de senderos por la sierra del Madero.

Las primeras técnicas para moler el grano de los cereales, según enseña el museo, se remontan a la prehistoria.

Según el geógrafo griego Estrabón los antepasados se alimentaban de bellotas en las tres cuartas partes del año.

Antes de que se difundiese la técnica de los molinos hidráulicos, los romanos utilizaron molinos con grandes piedras -denominados de sangre- movidas por animales o por esclavos.

En el siglo I DC., según recogen las crónicas, se instauró la costumbre de regalar trigo y entradas para el circo, por parte de los emperadores, para contentar al pueblo.

Por Juan Carlos Hervás

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios