Tribunal niega últimos recursos a alcalde de Bogotá, que espera medidas CIDH

El máximo tribunal de lo Contencioso Administrativo de Colombia denegó hoy los últimos recursos de amparo que buscaban suspender la destitución e inhabilitación por 15 años del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, con lo cual se agotan las instancias legales contra la sanción que le impuso la Procuraduría.

Bogotá, 18 mar.- El máximo tribunal de lo Contencioso Administrativo de Colombia denegó hoy los últimos recursos de amparo que buscaban suspender la destitución e inhabilitación por 15 años del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, con lo cual se agotan las instancias legales contra la sanción que le impuso la Procuraduría.

Los magistrados de la Sala Plena del tribunal de lo Contencioso Administrativo, conocido en Colombia como el Consejo de Estado, negaron por 15 votos contra 8 las últimas tutelas (recursos de amparo) presentadas en favor del izquierdista Petro.

De esa manera, la suerte del alcalde queda ahora en manos del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, que por ley es quien debe firmar su destitución.

El burgomaestre espera, sin embargo, el recurso de las medidas cautelares solicitadas a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a la que acudió en diciembre pasado tras el fallo en su contra por el supuesto mal manejo de una crisis de basuras en la capital colombiana a finales de 2012, tras el cambio de un modelo privado a uno público.

Petro, que en su juventud militó en el desmovilizado grupo guerrillero M-19, fue elegido por voto popular para el periodo 2012-2015 tras haber sido en varias ocasiones congresista y candidato a la Presidencia en las elecciones de 2010.

El alcalde argumenta en su defensa que por haber sido elegido en las urnas no puede ser destituido por un funcionario administrativo, como el procurador general, Alejandro Ordóñez, a quien acusa de persecución política e ideológica.

Según la Constitución colombiana, la Procuraduría General ejerce el Ministerio Público y el control disciplinario de los funcionarios del Estado, inclusive los de elección popular, y representa a la sociedad, sin competencia penal.

Tras conocerse la decisión del Consejo de Estado, Petro hizo un llamamiento a los funcionarios de la Alcaldía para "mantener y desarrollar con optimismo los programas de la Bogotá Humana", como llamó a su programa de Gobierno, y dijo que su administración irá "hasta el final".

"Quiero que Bogotá no pierda el optimismo. Tengan la seguridad de que no pasarán. Tranquilidad y fuerza", dijo Petro, quien se mostró tranquilo y anunció que la "lucha por la paz y la democracia continúa".

El alcalde de Bogotá afronta de forma paralela al fallo de la Procuraduría un referendo revocatorio de su mandato convocado para el próximo 6 de abril, pero si Santos firma la destitución antes de esa fecha los habitantes de la capital no llegarían a votar.

También habló este martes Guillermo Alfonso Jaramillo, hombre de confianza de Petro y jefe de la campaña por el "no" en la revocatoria contra el alcalde, quien dijo que los magistrados de la CIDH "ya tomaron la decisión" de otorgar medidas cautelares y que solo esperaban que se agotara la vía judicial en Colombia.

Una vez Santos sea notificado por la Procuraduría sobre la destitución, el presidente colombiano tendrá diez días para proceder con la firma de la destitución, nombrar a un alcalde encargado y convocar elecciones atípicas para que los bogotanos elijan a un nuevo alcalde que gobernaría hasta diciembre de 2015.

Tribunal niega últimos recursos a alcalde de Bogotá, que espera medidas CIDH

Temas relacionados

Ahora en portada

Comentarios