Expresidente Toledo niega que vaya a pedir asilo tras frustrada comparecencia

El expresidente peruano Alejandro Toledo negó hoy que la petición de reprogramar su citación ante una comisión del Congreso, para responder por las denuncias de presunto enriquecimiento ilícito, haya sido una maniobra política y afirmó que no va pedir asilo político en ningún país.

Lima, 17 sep.- El expresidente peruano Alejandro Toledo negó hoy que la petición de reprogramar su citación ante una comisión del Congreso, para responder por las denuncias de presunto enriquecimiento ilícito, haya sido una maniobra política y afirmó que no va pedir asilo político en ningún país.

"Alejandro Toledo no se corre, no se asila en ningún país, (porque) el único lugar donde puedo asilarme es en Cabana (el distrito peruano en el que nació)", aseveró.

"Voy a venir cuantas veces me cite la Comisión de Fiscalización, (pero) espero que no me cite mucho", dijo Toledo en declaraciones a los periodistas en el Congreso, después de haberse frustrado la presentación anunciada para hoy.

Toledo afirmó ser víctima de un "linchamiento mediático extraordinario" y haber escuchado que "esto es una maniobra de (su partido) Perú Posible".

"El Perú es primero, todos los peruanos somos iguales, no es ninguna maniobra política, pero no me han dejado hablar, le pedí (al titular de la comisión) 20 minutos para expresarle mi opinión y mi deseo de colaborar", expresó Toledo.

"No me han dejado ni siquiera saludar, pero ellos tienen su reglas de juego, sus normas, y yo los respeto", añadió.

La Comisión de Fiscalización decidió reprogramar la asistencia de Toledo para responder por las denuncias sobre las millonarias compras inmobiliarias de su suegra, a pedido de la legisladora Carmen Omonte, porque no contaba con un abogado.

El exmandatario (2001-2006) había pedido hacer una presentación de 20 minutos, lo que fue rechazado por varios integrantes de la comisión que exigía tener la posibilidad de hacer una ronda de preguntas a Toledo.

La comisión aprobó programar su citación, en calidad de investigado, en otra fecha y debidamente asistido por un abogado.

Toledo dijo discrepar con la decisión de la comisión de abrirle una investigación, pero que la respeta, y manifestó su "voluntad a colaborar con todo en lo que la comisión crea conveniente".

"Me hubiera gustado estrechar la mano de cada uno de los miembros (de la comisión), por más diferencia que tuviéramos partidariamente, pero ni siquiera eso se me ha permitido", indicó Toledo.

Los legisladores del opositor movimiento Fuerza Popular, del expresidente Alberto Fujimori, acusaron a Toledo de haber realizado una maniobra política para presentarse como víctima y salir del país sin responder al Parlamento.

El legislador Héctor Becerril afirmó que Toledo "hoy en la noche se está fugando del país" y pidió a la Fiscalía de la Nación que ordene su impedimento de salida de Perú hasta que se esclarezcan las investigaciones en su contra.

Su colega de Fuerza Popular Juan Díaz Dios declaró que la presencia de Toledo en el Congreso fue "una trampa para presentarse como perseguido político" y evitar su regreso a Lima en los próximos meses.

El expresidente peruano (2001-2006) llegó el domingo a Lima con su esposa Eliane Karp con la intención de responder a las acusaciones que lo vinculan a las compras hechas por su suegra, Eva Fernenbug, de una casa y una oficina en Lima por casi cinco millones de dólares.

La Fiscalía de la Nación investiga a Toledo por supuesto enriquecimiento ilícito y ha extendido las pesquisas a su esposa, mientras que Fernenbug es investigada por presunto lavado de activos.

Toledo declaró en mayo pasado ante la comisión de Fiscalización que desconocía las actividades de su suegra y de la empresa Ecoteva, fundada por Fernenbug en Costa Rica para hacer las adquisiciones con fondos de esa firma.

A mediados de julio último, Toledo declaró como testigo en la Fiscalía que cometió errores al intentar explicar el origen del dinero utilizado para las adquisiciones de su suegra, pero que no tiene vínculos con esas compras.

En las últimas semanas la prensa local publicó un informe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) sobre la transferencia de fondos de Ecoteva, que presuntamente incluyó el pago de las hipotecas de dos casas de Toledo en Perú,

Además, el Congreso recibió el testimonio de dos corredores inmobiliarios que dijeron haber coordinado la compra de la casa con Toledo y Karp.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios
NOTRACKING