Los efectos del desafío de Puigdemont

La independencia traería una fuerte devaluación de los salarios a Cataluña

La tasa de paro podría triplicarse al 34% con un retroceso del PIB entre el 9 y el 20%, según estudios

Datos de paro en Cataluña (EPA)
 

El aumento del paro y la rebaja de salarios son los dos efectos económicos más pegados a la calle que podría traer consigo el proceso de independencia para Cataluña. Existen informes que elevan la tasa de paro hasta el 34% en caso de producirse ese escenario. A esto se suma, un más que probable empobrecimiento de la población por dos vías: la reducción de salarios y la pérdida de poder adquisitivo en los hogares a causa de la devaluación de su moneda.  

El economista Juan Ignacio Crespo apunta que estamos ante un proceso largo y complicado debido a la actual situación insurreccional.  Desde su punto de vista, el problema está en que habrá empresas que quieran seguir teniendo acceso libre al mercado europeo, por lo que no podrán permitirse seguir operando en Cataluña. "Si mantuviesen allí la producción, tendrían que aplicar fuertes rebajas de salarios para que sus productos sigan siendo competitivos", sentencia.

Los expertos consultados reconocen que es difícil cuantificar esa rebaja salarial, pero advierten de que en el caso de que las empresas pudieran mantener los salarios, solo el hecho de contar con una moneda propia, cuyo valor será en principio inferior al del euro, traerá consigo una pérdida de poder adquisitivo en las familias.

Según Almudena Semur, gerente del Instituto de Estudios Económicos (IEE), existen estudios que cuantifican la contracción del PIB entre el 9 y el 20% en caso de independencia. Para dar sentido a estos datos, Semur pone como ejemplo el peor momento de la crisis en España. Entonces, el mayor retroceso del crecimiento supuso que la tasa de paro se cuadruplicase, que la deuda se multiplicase por tres y que se produjeran fuertes recortes de gasto público y subidas de impuestos.

Incide en que ya estamos viendo una fuga de empresas, de capitales, en que Cataluña se verá afectada por el "efecto frontera", que traerá consigo un alza de los aranceles y que esto obligará a las empresas a reducir costes para poder seguir vendiendo en el exterior (el mercado español es su primer cliente). La forma más rápida de hacerlo será la rebaja de salarios.   

Ante este panorama, un informe de la Sociedad Civil Catalana eleva al 34% la tasa de desempleo en la comunidad autónoma en caso de independencia. Esto supondría multiplicar por tres el nivel de paro registrado por la autonomía en el segundo trimestre del año, que fue del 13,2%, según la última Encuesta de Población Activa (EPA). De hecho, el estudio contempla que en el peor de los escenarios, el tijeretazo al empleo sería del 16%.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios