Reunión con directivos alemanes en Barcelona

Un ministro de Merkel chequea el pulso de los empresarios alemanes en Cataluña

El titular de Exteriores Sigmar Gabriel mantiene un encuentro con más de 100 ejecutivos germanos y les traslada que la solución pasa por el diálogo.

Ángela Merkel y Mariano Rajoy
Ángela Merkel y Mariano Rajoy

Un ministro del gabinete de Ángela Merkel se ha desplazado este viernes hasta Barcelona para mantener un encuentro reservado con empresarios alemanes afincados en Cataluña. Ha sido el titular de Exteriores Sigmar Gabriel quien ha acudido a la Ciudad Condal para acudir esta cita en la que han estado presentes ejecutivos que representaban a empresas de todo tipo, desde grandes multinacionales a pymes.

La reunión privada, que se ha celebrado en el Círculo Ecuestre de Barcelona, ha sido organizada por el Círculo de Directivos de Habla Alemana en Cataluña, que preside Albert Peters. La cita, en formato comida, se ha prolongado durante dos horas y en ella los empresarios han podido dialogar con Gabriel sobre la situación política que se está viviendo en la comunidad autónoma.

Fuentes presenciales explican a La Información que el ministro de Exteriores germano ha trasmitido dos ideas principales. En primer lugar, que no es posible una mediación en la que participe la Unión Europea, ya que, como han repetido, para las instituciones comunitarias el conflicto independentista catalán es un asunto doméstico que tiene que solucionar el Gobierno español. Las reglas son así, ha venido a decir.

Por otro lado, Sigmar Gabriel ha dejado claro en su alocución que la única solución al conflicto catalán pasa por un "diálogo" entre las dos partes enfrentadas. Cree que hay esperanzas para conseguirlo. Eso sí, ha insistido en que ese diálogo tiene que realizarse dentro de la Constitución, censurando en definitiva la actitud del Govern de aprobar las Leyes de Transitoriedad y del Referéndum en el Parlament saltándose los trámites oportunos.

Una Europa fuerte y unida conviene a todos

En la sala, a puerta cerrada, también se ha hablado de la aplicación del artículo 155 de la Constitución a partir de este sábado y de las consecuencias de un conflicto que afecta a la Unión Europea, según ha reconocido el ministro de Merkel. Entre los asistentes se encontraban empresarios que representaban a empresas de diferentes sectores: producción, distribución, automoción, farmacéuticas...

Sigmar Gabriel también ha dejado claro ante sus compatriotas que en estos momentos es necesaria una Unión Europea fuerte y compenetrada frente a la competencia de Estados Unidos y Asia. La debilidad, ha añadido, no conviene a la Unión y eso pone trabas a los negocios empresariales.

Las intervenciones de los empresarios han girado en torno a la preocupación que tienen sobre sus negocios. Algunos están a punto de decidir abandonar la región y otros, según han manifestado en esta reunión, han asegurado que se están frenando inversiones en Cataluña debido a la situación política. Otros ejecutivos también han compartido el clima de tensión que se vive entre sus trabajadores por el desafío independentista.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios