Viernes, 18.10.2019 - 03:57 h

Defensa ofrece formación académica y profesional a los militares de tropa y marinería

La Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2015 cuantifica la plantilla del personal de la Escala de Tropa y Marinería en 79.000 efectivos.

Según datos de Defensa, a los que ha tenido acceso Servimedia, cada año ingresan en la carrera profesional de Tropa y Marinería unos 3.500 efectivos.

El Ministerio de Defensa ofrece distintas modalidades de formación académica y profesional a aquellos militares pertenecientes a la Escala de Tropa y Marinería que tienen una relación de carácter temporal para evitar que a los 45 años abandonen las Fuerzas Armadas, según lo establecido en la Ley de Tropa y Marinería, sin perspectivas de futuro.

La Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2015 cuantifica la plantilla del personal de la Escala de Tropa y Marinería en 79.000 efectivos, de los que 11.850 tienen la condición de militar de carrera y una relación de servicios permanente con las Fuerzas Armadas.

La entrada en vigor de la Ley de Tropa y Marinería en 2006 llevó consigo la figura del reservista de especial disponibilidad dentro del modelo de trayectoria profesional del personal de la Escala de Tropa y Marinería.
Esta figura es la establecida para el personal que finaliza su vinculación de larga duración y que no ha podido acceder a una relación de servicios de carácter permanente y obtener la condición de militar de carrera.Carrera de tropa y Marinería

Según datos de Defensa, a los que ha tenido acceso Servimedia, cada año ingresan en la carrera profesional de Tropa y Marinería unos 3.500 efectivos. Se puede acceder a esta escala entre los 18 y los 29 años, suscribiendo un compromiso inicial de seis años, momento en el que se les somete a una prueba de idoneidad física y psicológica que si no superan les obliga a desvincularse de las Fuerzas Armadas.

En caso de que la superen, suscriben un compromiso de larga duración que les garantiza estar en servicio hasta los 45 años. A partir de ese momento, pasan a la condición de reservista de especial disponibilidad, recibiendo una asignación económica de 7.200 euros anuales (600 euros al mes) durante 20 años -hasta los 65 años-, momento en el que pasan a la condición de retiro. Suelen pasar a esta situación alrededor de 1.500 efectivos al año.

No obstante, a lo largo del desarrollo de su compromiso de larga duración pueden solicitar la baja voluntaria de las Fuerzas Armadas, siempre que hayan cumplido un mínimo de 10 años de servicio y abandonan éste con una prima económica de 20 días por año de permanencia en los ejércitos.

Otra de las opciones que se ofrecen a lo largo del compromiso de larga duración es la posibilidad de desarrollar una carrera profesional. Para ello, deben cumplir dos requisitos: tener aprobado el Bachillerato y disponer de 14 años de servicio en las Fuerzas Armadas.

En ese sentido, Defensa ofrece la promoción interna a oficial (65 plazas cubiertas en 2016), la promoción interna a suboficial (737 plazas cubiertas en 2016), acceso a tropa permanente (100 plazas cubiertas en 2016), acceso a personal civil del Ministerio de Defensa y de otros ministerios (227 plazas cubiertas en los dos últimos años).

La Guardia Civil reserva entre un 40% y un 50% de plazas a este personal cada año (624 plazas cubiertas en 2016), mientras que la Policía Nacional reserva un 20% de plazas a este personal anualmente (522 plazas cubiertas en 2016).

El personal militar de Tropa y Marinería que se acoge a esta vía pasa a la situación de reserva a los 58 años y a la de retiro a los 65.SAPROMIL

Con el objetivo de evitar que estos militares abandonen a los 45 años las Fuerzas Armadas sin perspectivas de futuro, el Ministerio de Defensa puso en marcha en 2013 el Sistema de Aprovechamiento de Capacidades Profesionales del Personal Militar (Sapromil), que se concibió como una herramienta de apoyo en la que los militares que decidan desvincularse de las Fuerzas Armadas encuentren opciones de formación, ofertas de trabajo y asesoramiento para acceder al ámbito laboral civil.

A este programa se ha inscrito un 57,5% de los efectivos del Ejército de Tierra, un 24,6% de los pertenecientes a la Armada, un 17,6% de los del Ejército del Aire y un 0,3% de los Cuerpos Comunes. A su vez, tiene más incidencia en la Escala de Tropa y Marinería (79,3%), frente a la Oficiales (10,2%) y Suboficiales (10,5%).

Más del 98% del personal inscrito en Sapromil se encuentra en activo, aunque también se puede acceder a él desde la situación de reserva. El 28,6% de quienes se integran en el programa tiene entre 35 y 40 años. Le siguen el grupo entre 40 y 45 años (27%) y quienes tienen entre 30 y 35 años (22%). Por géneros, el 21,2% son mujeres y el 78,8% son hombres.

En los tres años de existencia del programa se ha formado a profesionales de sectores muy diversos. Entre ellos, destacan controladores aéreos, operadores de Vehículos Aéreos no Tripulados (UAV), pilotos de avión y helicópteros, sonaristas, técnicos de submarino, conductores, desactivadores de explosivos, matemáticos, criptólogos, bomberos, personal docente, profesionales de la hostelería, ingenieros, analistas de inteligencia, psicólogos o personal sanitario.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios