Martes, 16.01.2018 - 08:56 h

Estados Unidos confirma el asalto al cuartel general de Al Qaeda en Yemen

Se trata de la primera operación especial antiterrorista en suelo yemení ordenada por Donald Trump desde su investidura como presidente.

"Nos entristece profundamente la pérdida de uno de nuestros efectivos de élite", ha declarado el comandante del Mando Central del Ejército de Estados Unidos, general Joseph Votel, en un comunicado. El fallecido no ha sido identificado.

Según fuentes militares, uno de los aparatos que participaba en la operación se vio obligado a un aterrizaje forzoso que causó heridas a otro militar. El aparato, un avión Osprey fue destruido intencionadamente por las fuerzas estadounidenses.

También la Casa Blanca se ha referido a la muerte del militar. "Los estadounidenses están esta mañana apesadumbrados por la noticia de que se ha perdido la vida de un heroico militar que luchaba contra el mal del terrorismo islámico radical", ha apuntado Trump en un comunicado oficial en el que destaca el "éxito" de la operación. Trump ha subrayado que la información obtenida durante la operación potenciará la lucha contra el terrorismo.

El asalto se saldó con la muerte de 14 miembros de Al Qaeda en Yemen y la captura de "información que proporcionará datos sobre la planificación de futuros atentados", tras lo que se trata de "una de las actuaciones más agresivas contra los cerebros de actividades terroristas en Yemen", según fuentes militares.

NUMEROSAS VÍCTIMAS CIVILES

El ataque, que ha dejado al menos una decena de civiles muertos, según residentes -- una estimación provisional que podría subir en las próximas horas -- ha tenido lugar en la localidad de Yakla, provincia de Bayda, y en él habría muerto un alto comandante de Al Qaeda en Yemen, identificado como Abdulrauf al Dhahab. La cuenta en Telegram de Al Qaeda en la Península Arábiga ha confirmado la muerte de al Dhahab, un "guerrero santo".

Entre los civiles fallecidos se encuentran al menos diez mujeres y tres niños, según fuentes médicas. Entre los fallecidos está una niña de ocho años hija del clérigo yemení-estadounidense Anwar al Awlaki, fallecido en un asesinato selectivo de un dron norteamericano en 2011.

"Recibió un disparo en el cuello y sufrió durante dos horas", ha declarado su abuelo, Nasser al Awlaki. "¿Por qué hay que matar a niños? Esta es la nueva administración. Esto es muy triste. Es un gran crimen", ha lamentado.

Según describe un residente, "la operación comenzó al amanecer con el ataque de un dron a la casa de Al Dhahab, que prosiguió con el aterrizaje de unidades de paracaidistas que mataron a todos los que se encontraban en la casa".

Después "hombres armados abrieron fuego a los soldados estadounidenses que abandonaron la zona, mientras los helicópteros de apoyo abrieron fuego contra los milicianos y varias viviendas, lo que causó un gran número de víctimas", según la misma fuente.

Esta descripción ha sido corroborada por fuentes de seguridad yemeníes y un oficial local. Un vecino, Fahd, ha relatado que varios cuerpos quedaron sepultados bajo los escombros y que varias casas y la mezquita de localidad resultaron dañados en los combates.

Ahora en portada

Comentarios