Domingo, 17.12.2017 - 16:35 h

Corea del Norte elige el 4 de julio para probar un misil intercontinental

"¿Acaso este tipo no tiene nada mejor que hacer con su vida?", tuiteó el presidente norteamericano Donald Trump en alusión al norcoreano Kim Jong-Un.

Y agregó... "Es difícil creer que Corea del Sur y Japón vayan a soportar esto por mucho más tiempo".

Kim

Corea del Norte disparó este martes un misil balístico que cayó en el Mar de Japón, según indicaron fuentes militares en Seúl y Washington, en una nueva provocación de Pyongyang horas antes de las celebraciones del 4 de Julio en Estados Unidos.

"¿Acaso este tipo no tiene nada mejor que hacer con su vida?", tuiteó el presidente norteamericano Donald Trump en alusión al norcoreano Kim Jong-Un.

"Es difícil creer que Corea del Sur y Japón vayan a soportar esto por mucho más tiempo", agregó.

La escalada de tensión en el Día de la Independencia estadounidense se produce después de que Trump y el nuevo presidente surcoreano Moon Jae-In examinasen juntos la semana pasada la "amenaza" que representa el régimen comunista.

El "misil balístico no identificado" fue disparado desde un sitio cercano a Banghyon en la provincia norcoreana de Phyongan del Norte, indicaron las Fuerzas Armadas surcoreanas en un comunicado, precisando que el misil cayó en el Mar de Japón.

El misil "voló varios cientos de kilómetros", indicaron, sin precisar el modelo de cohete.

Una portavoz del ministerio de Defensa surcoreano indicó a AFP que el misil puede haber caído dentro de la zona económica exclusiva de Japón, es decir a menos de 200 millas náuticas de sus costas.

El jefe de gabinete japonés Yoshihide Suga dijo por su parte en Tokio que el misil había volado "durante unos 40 minutos", es decir un tiempo inusualmente largo.

"Este lanzamiento de un misil balístico nunca podrá ser tolerado, Japón protestó enérgicamente ante Corea del Norte por el mismo y lo condenó", indicó a la prensa.

Según David Wright, experto de la oenegé Union of Concerned Scientists, Corea del Norte ha ido aumentando el alcance de sus misiles y este último cohete, por sus características, podría haber impactado "en cualquier lugar de Alaska".

El Comando de Estados Unidos en el Pacífico indicó que el misil lanzado desde tierra, de mediano alcance, fue rastreado durante 37 minutos y que cayó en el Mar de Japón. Pero no implicó una amenaza para Estados Unidos, aseguró el comando.

Tras una primera cumbre sostenida con Moon Jae-In la semana pasada en Washington, Trump había dicho que la "amenaza" norcoreana requería una "respuesta firme".

Pyongyang ha lanzado varios misiles desde la llegada al poder de Moon en Corea del Sur, favorable a imponer más sanciones para impedir a al vecino comunista desarrollar su poderío nuclear imponiéndole más sanciones, aunque tampoco cerró la puerta al diálogo.

Tras el disparo del martes, Moon convocó de inmediato una reunión del Consejo de Seguridad Nacional en Seúl para examinar la respuesta.

Desde que llegó a la Casa Blanca, Trump buscó convencer a China que ejerza su influencia para contener al gobierno de Corea del Norte, aunque por el momento la opción no ha mostrado resultados.

"Tal vez China se ponga dura con Corea del Norte para acabar con esta tontería de una vez por todas", dijo Trump en otro tuit tras el disparo del 4 de Julio.

Estados Unidos tiene en la actualidad unos 28.000 soldados en Corea del Sur.

En meses recientes, Washington ha dado pasos para mostrar su músculo militar, en respuesta a lo que ha sido visto como una agresiva demostración de fuerza por parte de Corea del Norte.

Estados Unidos respondió además con un ensayo el mes pasado de su escudo antimisiles intercontinental.

Por primera vez, un cohete interceptor basado en tierra fue lanzado desde California e impactó y destruyó a un misil balístico intercontinental disparado desde el medio del Pacífico.

En mayo, China había probado a su vez un nuevo misil en el mar de Bohai, cerca de la península coreana.

Pyongyang busca desarrollar un misil balístico intercontinental capaz de transportar cabezas nucleares. Paquetes sucesivos de sanciones impuestos por la ONU desde un primer ensayo nuclear norcoreano en 2006 no han logrado disuadirlos. Corea del Norte ya llevó a cabo cinco ensayos nucleares subterráneos, dos de ellos en 2016.

Ahora en portada

Comentarios