Domingo, 16.12.2018 - 07:32 h
Comparecencia en el Congreso de los Diputados

Delgado: "No acepto amenazas ni de las cloacas ni de los que les hacen el juego"

Se reafirma en que no ha tenido relación profesional o de amistad con Villarejo y denuncia una utilización política del "chantaje" del comisario.

Dolores Delgado, ministra de Justicia, en la sesión de control
Delgado afirma que es una "víctima doble" del chantaje de Villarejo/ EUROPA PRESS

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, ha respondido con rotundidad a la filtración de los audios de su comida con José Manuel Villarejo asegurando que se trata de un “chantaje” del comisario jubilado para extorsionar al Ejecutivo a cambio de salir de prisión y al respecto ha asegurado que no va a aceptar “amenazas” ni de los miembros de las cloacas del Estado ni de los que les hacen el juego sucio.

La titular de Justicia se ha referido así durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados en relación a las grabaciones que se investigan en el marco de la causa Tándem que se instruye en la Audiencia Nacional. Al respecto ha dicho que ella se ha convertido en una “víctima doble” y que "ni la derecha, ni la extrema derecha, ni la extrema derecha” le van a amedrentar”.

Delgado ha reivindicado el trabajo “muy duro” durante los años que ha ejercido como fiscal de la Audiencia Nacional asegurando que no es la primera vez que vive amenazada. “He tenido que aguantar que digan que soy una marioneta de alguien y que se cuestione mi profesionalidad. Cosas que dudo mucho que se hubieran atrevido a  hacer si el titular del ministerio fuera un hombre”, ha espetado.

“No voy a permitir que el chantaje de un presunto delincuente vaya a acabar con el Gobierno reformista y progresista  del que me siento orgullosa de formar parte. No he mentido; no he tenido relación profesional alguna con Villarejo, como ha quedado acreditado por la propia Fiscalía y tampoco soy su amiga”, ha espetado.

En relación a la comida que se celebró en octubre de 2009 en un céntrico restaurante de la capital, la ministra ha dicho que tuvo lugar para tratar asuntos de “materia antiterrorista" con comisarios policiales con los que trabajaba cotidianamente. Sobre su contenido se ha limitado a decir que son grabaciones ilícitas y "suponen la materia de la que se sirve el chantajista".

La ministra ha utilizado en esta comparecencia, que ha arrancado a las 18.00 horas, un tono menos tosco que el empleado en el Senado el 25 de septiembre, aunque ha seguido las mismas líneas de su anterior exposición intentando desvincularse en todo momento de las “cloacas del Estado”; expresión a la que se ha referido continuamente durante su intervención.

“Eran altos funcionarios, no una mafia”

Ya en turno de réplica ha enumerado uno a uno los comensales que participaron en dicho almuerzo, entre ellos el exjuez Baltasar Garzón, para poner de manifiesto que se trata de altos funcionarios del Estado los que se reunieron aquel día y no de una “mafia”. Además, ha insinuado que las grabaciones –en las que se escucha a Villarejo presumir de montar un club de chicas para extorsionar a empresarios y políticos- están manipuladas.

Responde de esta forma a la portavoz del PP en la Comisión de Justicia María Jesús Moro, que ha sido la parlamentaria que ha empleado un tono más duro contra la titular de Justicia. De hecho, Moro le ha acusado de hacer una de las intervenciones “más sectáreas” de la historia parlamentaria del Congreso y le ha pedido con cierta sorna que precise donde sitúa a Podemos en los tres grupos que ha señalado como cómplices de la extorsión.

El PP responde: “Usted miente”

Moro, que le ha recordado que hace menos de 24 horas fue reprobada por segunda vez desde que asumió su cargo el pasado mes de junio, le ha acusado de realizar una “proclama intolerable” en su intervención de este miércoles y de mentir respecto a su relación con Villarejo. “No puede usted volver a la carrera fiscal”.

En la última parte de su intervención ha vuelto a atacar al Partido Popular asegurando que cuando estuvo en el Gobierno intentó controlar los procesos de instrucción de alguna causa judicial -en referencia sin mencionarlo a la Gürtel- y ha sacado pecho por la gestión del Ejecutivo socialista de Pedro Sánchez cuando se cumplen cuatro meses de su llegada al poder.

Alternativas a la prisión de los líderes independentistas

La situación de prisión provisional en la que se encuentran nueve de los 25 procesados en la causa del Supremo también ha sido objeto de interés en esta comparecencia. Jaume Moya, portavoz del grupo parlamentario de Unidos Podemos, le ha dicho que hay opciones “políticas y legales” como alternativa a la cárcel para estos líderes independentistas.

Delgado le ha respondido que el Ministerio de Justicia no puede dar instrucción alguna a los fiscales del caso del ‘procés’. “Este Gobierno está siendo extremadamente escrupuloso al respeto de la independencia judicial”, ha sentenciado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios