Domingo, 19.11.2017 - 20:57 h

Birmania critica que la ONU hable de "limpieza étnica" y "genocidio" contra los rohingya en Rajine

El Gobierno de Birmania ha rechazado este miércoles el uso por parte de Naciones Unidas de términos como "limpieza étnica" y "genocidio" para hablar de la campaña militar contra los rohingya en el estado de Rajine (oeste).

El Comité de Información del Gobierno ha afirmado en un comunicado que dichos términos están siendo empleados "sin pruebas firmes", según ha informado el diario birmano 'The Irrawady'.

Las críticas ya fueron expresadas el lunes por el embajador de Birmania ante la ONU, Hau Do San, quien dijo que "es profundamente lamentable que alegaciones no sustentadas hayan sido repetidas en estas instalaciones, comparando la situación en Rajine con una 'limpieza étnica'".

Cerca de 480.000 rohingyas han cruzado la frontera hacia Bangladesh desde el 25 de agosto por la ola de violencia que comenzó con una serie de ataques de milicianos rohingyas contra las fuerzas de seguridad birmanas y una contraofensiva militar que ha dejado al menos 400 muertos. Esta operación ha sido denunciada por la ONU como "limpieza étnica".

Los rohingya son una minoría étnica de fe musulmana que se concentra en Rajine. Son más de un millón de personas, pero el Gobierno birmano no les reconoce como ciudadanos porque considera que son descendientes de inmigrantes ilegales procedentes de Bangladesh.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha recordado recientemente que los rohingyas llevan décadas despojados de sus derechos civiles y políticos, también de los derivados de la ciudadanía.

En febrero, la oficina de Al Hussein publicó un informe basado en entrevistas a rohingyas que huyeron a Bangladesh por otra operación militar birmana que, según el alto comisionado, ya "sugería" que había ataques "generalizados y sistemáticos" contra los rohingyas, llegando a alcanzar "posiblemente" la consideración de "crímenes contra la Humanidad".

Suu Kyi, galaronada con el Premio Nobel de la Paz, ha hecho frente a numerosas críticas por su postura durante la crisis y ha llegado a denunciar la existencia de "un gran iceberg de desinformación" para "crear problemas" y "beneficiar los intereses de los terroristas".

Así, condenó la semana pasada los abusos en el estado de Rajine pero no realizó alusiones a la limpieza étnica que estarían llevando a cabo las fuerzas de seguridad del país, según denunció la ONU, lo que ha provocado una respuesta fría de la comunidad internacional.

Las autoridades birmanas aseguran que las operaciones en Rajine tienen como objetivo luchar contra "terroristas", pese a las denuncias sobre ataques por parte de las fuerzas de seguridad contra civiles, entre ellos niños.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios