Miércoles, 18.10.2017 - 11:49 h

El Consejo de Seguridad aprueba unas medidas para acabar la violencia sexual en los conflictos

Naciones Unidas.- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy una resolución que busca acabar con la impunidad de quienes cometen violencia sexual contra las mujeres y las niñas en situación de conflicto.

Naciones Unidas.- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy una resolución que busca acabar con la impunidad de quienes cometen violencia sexual contra las mujeres y las niñas en situación de conflicto.

Los países del Consejo, presidido en septiembre por Estados Unidos, dieron su apoyo unánime a esta resolución, patrocinada por Washington y que pide la adopción de medidas en los países en conflicto en los que se cometan delitos de violencia sexual contra las mujeres y las niñas.

"Las mujeres, que no son las que empiezan los conflictos, son las que los sufren. Las mujeres y los niños son sus principales víctimas", señaló la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, que presidió el Consejo.

"Con esta resolución, el Consejo manda un mensaje sin equívocos, que es una llamada a la acción. Es una ambiciosa plataforma para intensificar la lucha" contra ese problema, afirmó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Subrayó también que con esta luz verde del Consejo "se reconocen los vínculos entre la violencia sexual y la paz y la seguridad sostenidas".

Ban lamentó que pese a que se han experimentado algunos progresos en la lucha contra ese delito, en los conflictos armados hay partes que "siguen usando la violencia sexual con eficiente brutalidad. Los perpetradores generalmente operan con impunidad".

El texto aprobado indica que "acabar con la impunidad es esencial cuando una sociedad está en conflicto o recuperándose" y quiere poner fin a los abusos cometidos contra los civiles y prevenirlos en el futuro.

Esta resolución tiene su referencia en dos anteriores del Consejo, las 1.325 y 1.820, que colocaron en la agenda del máximo órgano de decisiones de Naciones Unidas los casos de violencia sexual en los conflictos armados.

Esas medidas, aprobadas respectivamente en 2000 y 2008, requieren de las partes en conflicto el respeto a los derechos de las mujeres y el apoyo a su participación en las negociaciones de paz y en la reconstrucción, además de establecer el vínculo entre prevención de esos delitos y mantenimiento de la paz y la seguridad internacional.

Las agresiones sexuales se producen en muchas áreas de conflicto en el mundo, sobre todo contra mujeres y niñas. En el conflicto de la República Democrática del Congo, se reportan unas 1.100 violaciones cada mes, lo que significa que cada día son violadas 36 mujeres y niñas, según datos del Departamento de Estado de EE.UU.

Además, muchas de estas mujeres y niñas resultan mutiladas en los ataques que sufren.

Según datos de la ONU, más de medio millón de mujeres fueron violadas durante el genocidio de Ruanda en 1994, en el conflicto de los Bálcanes en la pasada década de los 90 lo fueron 60.000 y en Sierra Leona los incidentes de violencia sexual entre las mujeres desplazadas entre 1991 y 2001 fueron 64.000.

La resolución aprobada pide el nombramiento de un representante especial que dirija, coordine y abogue por el fin de estos delitos y pide a Ban que designe un equipo de expertos que asesore a los Gobiernos para prevenir esas agresiones y reforzar los sistemas de justicia, además de informar anualmente al Consejo.

Las misiones de paz de la ONU deberán informar también al Consejo de Seguridad sobre los casos que se produzcan y se pide a ese órgano que, a la hora de imponer sanciones, tenga en cuenta si se han cometido esas agresiones.

Por su parte, el secretario de Estado para la Cooperación de Francia, Alain Joyandet, dio la bienvenida a la resolución y recordó que es de actualidad porque "en las calles de Guinea-Conakry ya han sido violadas muchas mujeres".

"Francia alerta al Consejo sobre la situación en Conakry", dijo Joyandet, sobre ese país africano, donde el fin de semana pasado los actos de represión contra los opositores a la junta militar acabaron con la vida de 160 personas.

Naciones Unidas.- El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy una resolución que busca acabar con la impunidad de quienes cometen violencia sexual contra las mujeres y las niñas en situación de conflicto.

Los países del Consejo, presidido en septiembre por Estados Unidos, dieron su apoyo unánime a esta resolución, patrocinada por Washington y que pide la adopción de medidas en los países en conflicto en los que se cometan delitos de violencia sexual contra las mujeres y las niñas.

"Las mujeres, que no son las que empiezan los conflictos, son las que los sufren. Las mujeres y los niños son sus principales víctimas", señaló la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, que presidió el Consejo.

"Con esta resolución, el Consejo manda un mensaje sin equívocos, que es una llamada a la acción. Es una ambiciosa plataforma para intensificar la lucha" contra ese problema, afirmó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Subrayó también que con esta luz verde del Consejo "se reconocen los vínculos entre la violencia sexual y la paz y la seguridad sostenidas".

Ban lamentó que pese a que se han experimentado algunos progresos en la lucha contra ese delito, en los conflictos armados hay partes que "siguen usando la violencia sexual con eficiente brutalidad. Los perpetradores generalmente operan con impunidad".

El texto aprobado indica que "acabar con la impunidad es esencial cuando una sociedad está en conflicto o recuperándose" y quiere poner fin a los abusos cometidos contra los civiles y prevenirlos en el futuro.

Esta resolución tiene su referencia en dos anteriores del Consejo, las 1.325 y 1.820, que colocaron en la agenda del máximo órgano de decisiones de Naciones Unidas los casos de violencia sexual en los conflictos armados.

Esas medidas, aprobadas respectivamente en 2000 y 2008, requieren de las partes en conflicto el respeto a los derechos de las mujeres y el apoyo a su participación en las negociaciones de paz y en la reconstrucción, además de establecer el vínculo entre prevención de esos delitos y mantenimiento de la paz y la seguridad internacional.

Las agresiones sexuales se producen en muchas áreas de conflicto en el mundo, sobre todo contra mujeres y niñas. En el conflicto de la República Democrática del Congo, se reportan unas 1.100 violaciones cada mes, lo que significa que cada día son violadas 36 mujeres y niñas, según datos del Departamento de Estado de EE.UU.

Además, muchas de estas mujeres y niñas resultan mutiladas en los ataques que sufren.

Según datos de la ONU, más de medio millón de mujeres fueron violadas durante el genocidio de Ruanda en 1994, en el conflicto de los Bálcanes en la pasada década de los 90 lo fueron 60.000 y en Sierra Leona los incidentes de violencia sexual entre las mujeres desplazadas entre 1991 y 2001 fueron 64.000.

La resolución aprobada pide el nombramiento de un representante especial que dirija, coordine y abogue por el fin de estos delitos y pide a Ban que designe un equipo de expertos que asesore a los Gobiernos para prevenir esas agresiones y reforzar los sistemas de justicia, además de informar anualmente al Consejo.

Las misiones de paz de la ONU deberán informar también al Consejo de Seguridad sobre los casos que se produzcan y se pide a ese órgano que, a la hora de imponer sanciones, tenga en cuenta si se han cometido esas agresiones.

Por su parte, el secretario de Estado para la Cooperación de Francia, Alain Joyandet, dio la bienvenida a la resolución y recordó que es de actualidad porque "en las calles de Guinea-Conakry ya han sido violadas muchas mujeres".

"Francia alerta al Consejo sobre la situación en Conakry", dijo Joyandet, sobre ese país africano, donde el fin de semana pasado los actos de represión contra los opositores a la junta militar acabaron con la vida de 160 personas.

Ahora en portada

Comentarios