Viernes, 17.11.2017 - 18:40 h

Bruselas y Londres inician este lunes nueva ronda de contactos para aclarar posiciones de May para el Brexit

Ministros de la UE evaluarán también el lunes si se están dando avances suficientes en la negociación

Bruselas y Londres inician este lunes en Bruselas una nueva ronda de negociación para pactar las condiciones del Brexit, con el objetivo de aclarar los posiciones británicas y salir del 'impasse' que la UE achaca a la falta de concreción de Reino Unido sobre las claves del divorcio.

El discurso de la primera ministra británica, Theresa May, el pasado viernes en Florencia (Italia), ayudó a despejar algunas de esas incógnitas, pero en la capital europea esperan que sus palabras se traduzcan en propuestas "concretas y detalladas", en palabras del negociador europeo, Michel Barnier.

May ha pedido a sus socios europeos un periodo transitorio de dos años a partir del divorcio --que se hará efectivo con o sin acuerdo el 29 de marzo de 2019--, durante el que el país seguiría sometido a la normativa de la UE y que serviría para adaptarse a los cambios y pactar un nuevo marco de relaciones.

La estrategia dibujada por la 'premier' en Florencia pasa también por el compromiso contribuir al presupuesto comunitario hasta 2020, un punto de partida al que May no puso cifra.

Estimaciones británicas, sin embargo, calculan que se trataría de una factura de unos 20.000 millones de euros, muy lejos de los al menos 50.000 millones que reclamaría el bloque comunitario.

Otro de los principales escollos que alejan a Bruselas y Londres es el reconocimiento del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) tras la salida de Reino Unido del bloque.

May abrió la puerta el viernes a admitir los dictámenes de la corte europea en cuestiones aplicables a los ciudadanos de la UE residentes en Reino Unido, pero no en los casos que involucren directamente a su país con el eurobloque.

EVALUACIÓN DE PROGRESO

El arranque de esta nueva ronda de contactos coincide con una reunión de ministros europeos a 27 en Bruselas para evaluar el estado de las negociaciones del Brexit y decidir si se han producido avances suficientes en los tres puntos clave para la UE: derechos de los ciudadanos, factura de salida y la frontera en el Úlster.

De la evaluación de progreso que hagan los 27 de aquí a la cumbre de líderes del próximo octubre dependerá que la Unión Europea acepte iniciar la segunda fase de la negociación, que permitiría empezar a hablar del marco de las relaciones futuras.

El propio Barnier ha dejado claro en sus últimas comparecencias que no se dan las circunstancias para ello y ha avisado al Gobierno británico de la necesidad de urgencia porque el tiempo se agota.

Fuentes europeas han admitido que es la parte "más complicada" del proceso y antes del discurso de May recalcaron que, dijera lo que dijera la 'premier', lo relevante son las "propuestas y documentos concretos" que presenten los negociadores.

AGENDA EUROPEA DE MAY

Esta semana de negociaciones, que concluirán el jueves, se celebrará en paralelo a varios encuentros previstos por la primera ministra británica con sus socios comunitarios.

El martes May recibirá en Londres al presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, que representa al bloque comunitario, pero que no conduce las negociaciones porque ese papel le corresponde a la Comisión Europea, a través del excomisario Michel Barnier.

El jueves, May viajará a Tallín (Estonia) para asistir a una cena informal de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, en la que será la primera ocasión en que se ven los 28 tras el discurso clave de Florencia.

Los líderes continuarán el viernes con el encuentro, ya de manera formal, en el marco de una cumbre europeo convocada por Estonia, presidencia de turno de la UE, para discutir sobre el futuro digital.

Ahora en portada

Comentarios