Miércoles, 18.10.2017 - 11:48 h

El Kremlin renuncia al plan de desplegar misiles Iskander en Kaliningrado

Moscú.- El Kremlin anunció hoy que ha renunciado definitivamente al plan de desplegar misiles tácticos Iskander en el enclave báltico de Kaliningrado como respuesta al escudo antimisiles estadounidense.

Rusia, satisfecha con el informe que culpa a Georgia del inicio de la guerra
Rusia, satisfecha con el informe que culpa a Georgia del inicio de la guerra

Moscú.- El Kremlin anunció hoy que ha renunciado definitivamente al plan de desplegar misiles tácticos Iskander en el enclave báltico de Kaliningrado como respuesta al escudo antimisiles estadounidense.

"Esta es una decisión política. El tema está cerrado", afirmó hoy Natalia Timakova, portavoz del Kremlin, según las agencias rusas.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, anunció el 5 de noviembre de 2008, día de la elección de Barack Obama como presidente de EEUU, el plan de emplazar en Kaliningrado cohetes Iskander (SS-26 Stone, según la clasificación de la OTAN)

Días después, matizó su anunció al vincular directamente el despliegue de los Iskander, misiles con un alcance de entre 50 y 300 kilómetros, y que pueden portar distintas cargas de hasta 480 kilogramos, con el escudo norteamericano.

Moscú calificó de "valiente" la decisión de Obama de renunciar al plan de emplazar radares e interceptores antimisiles norteamericanos en la República Checa y Polonia, lo que el Kremlin consideraba una amenaza directa para su seguridad.

No obstante, ha pedido en los últimos días a EEUU que aclare si el nuevo escudo antimisiles, que estará dirigido contra la amenaza de misiles iraníes de corto y medio alcance, podría apuntar contra Rusia.

Por otra parte, Timakova también insistió hoy en que sigue vigente la oferta a EEUU de utilizar conjuntamente el radar de Gabalá (Azerbaiyán), que Rusia arrienda desde 2002.

El ex presidente y actual primer ministro ruso, Vladímir Putin, propuso al entonces líder estadounidense, George W.Bush, la posibilidad de utilizar Gabalá para detectar la trayectoria y los eventuales blancos de misiles procedentes de Irán.

Ese radar, que se encuentra cerca de la frontera iraní, cubre los territorios del norte de África, Turquía, Irak, Irán, Arabia Saudí, la India, Pakistán y el océano Indico hasta Australia.

El jefe del Pentágono, Robert Gates, aludió, al anunciar que Washington revisaba sus planes sobre el escudo, la posibilidad de emplazar elementos del nuevo sistema en el Cáucaso.

Moscú.- El Kremlin anunció hoy que ha renunciado definitivamente al plan de desplegar misiles tácticos Iskander en el enclave báltico de Kaliningrado como respuesta al escudo antimisiles estadounidense.

"Esta es una decisión política. El tema está cerrado", afirmó hoy Natalia Timakova, portavoz del Kremlin, según las agencias rusas.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, anunció el 5 de noviembre de 2008, día de la elección de Barack Obama como presidente de EEUU, el plan de emplazar en Kaliningrado cohetes Iskander (SS-26 Stone, según la clasificación de la OTAN)

Días después, matizó su anunció al vincular directamente el despliegue de los Iskander, misiles con un alcance de entre 50 y 300 kilómetros, y que pueden portar distintas cargas de hasta 480 kilogramos, con el escudo norteamericano.

Moscú calificó de "valiente" la decisión de Obama de renunciar al plan de emplazar radares e interceptores antimisiles norteamericanos en la República Checa y Polonia, lo que el Kremlin consideraba una amenaza directa para su seguridad.

No obstante, ha pedido en los últimos días a EEUU que aclare si el nuevo escudo antimisiles, que estará dirigido contra la amenaza de misiles iraníes de corto y medio alcance, podría apuntar contra Rusia.

Por otra parte, Timakova también insistió hoy en que sigue vigente la oferta a EEUU de utilizar conjuntamente el radar de Gabalá (Azerbaiyán), que Rusia arrienda desde 2002.

El ex presidente y actual primer ministro ruso, Vladímir Putin, propuso al entonces líder estadounidense, George W.Bush, la posibilidad de utilizar Gabalá para detectar la trayectoria y los eventuales blancos de misiles procedentes de Irán.

Ese radar, que se encuentra cerca de la frontera iraní, cubre los territorios del norte de África, Turquía, Irak, Irán, Arabia Saudí, la India, Pakistán y el océano Indico hasta Australia.

El jefe del Pentágono, Robert Gates, aludió, al anunciar que Washington revisaba sus planes sobre el escudo, la posibilidad de emplazar elementos del nuevo sistema en el Cáucaso.

Ahora en portada

Comentarios