Miércoles, 13.12.2017 - 10:21 h

La OLP aplaude el "impresionante" discurso de Kerry pero difiere sobre los "principios"

"En general, creo que el discurso ha sido impresionante", ha dicho Barghouti, en declaraciones al 'Jerusalem Post'. "Ha hecho un claro diagnóstico de la situación y ha dejado muy claro que Israel solo tiene una elección: o un Estado o dos estados", ha valorado.

Sin embargo, ha rechazado los "principios" que el jefe de la diplomacia estadounidense ha mencionado como fundamento de la solución al conflicto entre israelíes y palestinos. "No es algo con lo que podamos estar de acuerdo", ha espetado.

Así, se ha mostrado en contra de la definición de Israel como un Estado judío porque "eso negaría el derecho de los palestinos que son ciudadanos israelíes". Además, "no se puede ser judío y democrático al mismo tiempo", ha esgrimido.

Barghouti ha criticado asimismo que Kerry se haya referido a Jerusalén como la capital de los dos estados. "Jerusalén es Jerusalén Este, de acuerdo con las fronteras de 1967, y Jerusalén Este debe ser la capital palestina", ha reivindicado.

Por último, ha reprochado a Kerry que haya considerado el regreso de los refugiados palestinos "solamente como una compensación". "No se puede negar el derecho de las personas a volver a su hogar", ha señalado Barghouti.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se ha mostrado mucho más crítico con Kerry, a quien ha acusado de estar "obsesionado" con las colonias judías y de obviar "la causa del conflicto: la resistencia palestina a que haya un Estado judío en cualquier frontera".

Kerry ha comparecido ante la prensa para aclarar una vez más por qué Estados Unidos se abstuvo en la votación realizada el pasado viernes en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre una resolución contra los asentamientos judíos, permitiendo así su aprobación.

El secretario de Estado ha defendido que era necesario que este borrador viera la luz porque la solución a los dos estados está en "riesgo" a causa de la actividad de construcción y ampliación de las colonias israelíes en Cisjordania y Jerusalén Este.

Según Kerry, las abstención estadounidense es en realidad una defensa de los intereses hebreos porque estos asentamientos amenazan la viabilidad de un futuro Estado palestino y, con ello, la continuidad de Israel como una nación judía y "una verdadera paz" con el mundo árabe.

La posición adoptada por Estados Unidos en dicha votación supone un giro radical a su política tradicional de veto a las resoluciones relativas a Israel. Sin embargo, el presidente electo, Donald Trump, ha anunciado que desandará los pasos del Gobierno de Barack Obama.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios