Filtran archivos de inteligencia a gobiernos y grupos ilegales, según revista

La seguridad nacional de Colombia ha sido puesta en riesgo con la filtración de bases de datos de la central de inteligencia del Estado a gobiernos extranjeros, grupos armados ilegales y bandas de narcotraficantes, según un extenso y revelador informe de la más reciente edición de la revista Semana.

Bogotá, 18 sep.- La seguridad nacional de Colombia ha sido puesta en riesgo con la filtración de bases de datos de la central de inteligencia del Estado a gobiernos extranjeros, grupos armados ilegales y bandas de narcotraficantes, según un extenso y revelador informe de la más reciente edición de la revista Semana.

Se trata de una "megafiltración" comparable con la reciente de WikiLeaks, el portal que hizo públicos decenas de miles de cables diplomáticos de Estados Unidos, asegura la publicación, que hoy puso en el mercado su nuevo número semanal.

"Semana tiene en su poder decenas de miles de documentos y archivos clasificados y secretos del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad) que le han ido entregando agentes y exagentes de la entidad", afirma la revista.

El semanario precisa que la filtración comenzó a finales de 2009, con el anuncio del entonces presidente Álvaro Uribe (2002-2010) de liquidar la agencia estatal, envuelta por la época en un escándalo por espionaje a magistrados, políticos opositores, defensores de derechos humanos y periodistas.

Según Semana, que divide la trama en tres capítulos, uno de ellos consta de "varias gigas con vídeos, audios y correos electrónicos de varias operaciones de inteligencia a diplomáticos, presuntos espías extranjeros y ciudadanos de otras nacionalidades en territorio colombiano".

La tarea de años del DAS sobre redes terroristas internacionales e interceptación de teléfonos a embajadas, entre otras labores, ha quedado al descubierto, agrega la fuente, para la que "gracias a esta feria de la filtración, un país vecino tuvo acceso a gran parte de los reportes, vídeos y grabaciones de inteligencia hechos a su embajada y a sus diplomáticos en Colombia".

La revista no identifica al país, pero en otro apartado del informe precisa que pudo verificar que los archivos correspondientes estaban en manos de "un gobierno extranjero que en los últimos años ha mantenido tensa relación con Colombia".

"En los archivos aparecen largas listas de ciudadanos de Italia, Estados Unidos, Cuba, Venezuela, Irán y Gran Bretaña", añade la publicación, que advierte de que otra de las bases de datos que obtuvo revela a todas las 6.022 personas que a comienzos de este año eran funcionarias del DAS.

En esta base, precisa luego, "figuran, entre otros, 852 detectives profesionales, que son los que cumplen labores operativas, y 68 detectives especializados, que cumplen misiones operacionales junto con otros 2.369 detectives distribuidos en diferentes lugares".

"Como si eso fuera poco, en la base de datos que se consigue en las calles también están los informes completos de la misión que cada detective tenía. Para decirlo de otra manera, el escándalo de WikiLeaks en el mundo, que filtró los cables del Departamento de Estado, es casi comparable a la revelación de estos papeles secretos del DAS para Colombia", subraya Semana.

La revista explica que otro conjunto de datos tiene que ver con la trama de escuchas y seguimientos ilegales que denunció a principios de 2009 y por la que han sido procesados altos excargos de Uribe, como María del Pilar Hurtado, antigua directora del DAS asilada en Panamá.

Los archivos muestran que fueron varios, y no solo uno, los agentes que se infiltraron en la Corte Suprema de Justicia (CSJ), y también revelan que el espionaje alcanzó, asimismo, al ahora ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, y al entonces procurador general, Edgardo Maya, y a su sucesor, Alejandro Ordóñez.

Los infiltrados conocían "con meses de antelación decisiones claves de la procuraduría", sostiene la revista, y apunta que estas bases arrojan además más detalles del alcance del espionaje sobre los magistrados de la CSJ.

En declaraciones a la revista, el actual director del DAS, Felipe Muñoz, advirtió de que "quienes filtran información que se han llevado ponen en riesgo vidas y la seguridad nacional", y al respecto señaló: "Los perseguiremos y los judicializaremos".

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios