(AMPLIACIÓN) CATALUÑA. DIVISIÓN EN EL PSOE POR LA POSICIÓN CONTRARIA A LA INICIATIVA DE CIUDADANOS

Cuatro diputados del PSOE votaron esta tarde abstención en la proposición no de ley de Ciudadanos de apoyo al Gobierno y a las instituciones del Estado frente al desafío independentista y a la consulta del 1 de octubre.
En concreto, lo hicieron la exportavoz parlamentaria Soraya Rodríguez y los diputados andaluces Gregorio Cámara, Antonio Pradas y Juan José Díaz Trillo. Las diferencias en el Grupo Parlamentario fueron tan evidentes que en el patio del Congreso se formó un grupo de diputados contrarios a la posición de la dirección y que debatían sobre el sentido del voto.
En ese cónclave que debatía sobre la posición estaban exdirigentes socialistas como el exportavoz Antonio Hernando, Soraya Rodríguez, Cipriá Ciscar, Antonio Gutiérrez Limones, Ignacio Urquizu, Ricardo Cortés, Artemi Rallo y José Miguel Camacho, entre otros.
El expresidente manchego José María Barrera, partidario de no votar en contra, ejerció de contacto con la dirección del Grupo Parlamentario y dialogó varias veces con la portavoz Margarita Robles.
"ERROR" DE LOS ANDALUCES
No obstante, al término de la votación, Pradas explicó que todo había sido un “error” y que han votado abstención porque habían escuchado que ese era el sentido del voto pero al final “no nos ha dado tiempo a reaccionar”.
Tras estas palabras, Pradas insistió en que los diputados socialistas andaluces “estamos con la dirección del grupo” con “independencia de la oportunidad” de la iniciativa que de Ciudadanos, la cual criticó.
“Estamos con la dirección del grupo”, reiteró, porque en este momento además “tenemos que mostrar todos unidad” y “ninguna duda”, remachó el coordinador de los escaños del PSOE andaluz. El resto de diputados andaluces siguió la disciplina de voto fijada desde la Dirección que encabeza Robles siguiendo las instrucciones que el propio Pradas, como coordinador, había comunicado a todos en un mensaje al móvil.
Diputados socialistas consultados por Servimedia mostraron su incomprensión ante el giro en la posición del partido porque, dicen, en la reunión del grupo de esta mañana se inclinaban por el apoyo y finalmente la votación ha sido en contra.
De hecho, en la reunión de grupo se abordó la enmienda que el PSOE ha presentado al texto y que Ciudadanos ha rechazado. La forma en la que el presidente de esta formación, Albert Rivera, rechazó la propuesta socialista enfadó a dirigentes del PSOE.
Rivera expresó desde su escaño, antes de la votación, que Ciudadanos no aceptaba la enmienda porque “el PSOE no ha querido reterar el pacto con los nacionalistas y no la podemos aceptar”.
Coherente con su posición se mostró Soraya Rodríguez quién explicó que no podía votar en contra porque estamos en “situación de extrema gravedad” y “con la que está cayendo no podía votar no”. Esta actitud, en virtud del código interno del Grupo Parlamentario Socialista podría suponerle una multa de hasta 600 euros.
En el seno del PSOE existía la duda a esta posición porque el texto de Ciudadanos manifestaba el apoyo al Gobierno de España, al Tribunal Constitucional, al Ministerio Fiscal y al resto de representantes del Poder Judicial y de Autoridades Públicas, en la defensa de la legalidad democrática en Cataluña.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios