Benedito da por acabado el voto de censura y destruye las 12.504 papeletas en su haber

Lamenta la actitud de la Junta Directiva e interpone una demanda ordinaria por los plazos

Benedito da por acabado el voto de censura y destruye las 12.504 papeletas en su haber

El excandidato a la presidencia del FC Barcelona Agustí Benedito ha dado por finalizado este jueves el voto de censura que había emprendido una vez que la Junta Directiva del club dio por terminado el plazo de entrega este miércoles a las 23.30 horas, cuando tenía 12.504 firmas en su haber que han sido destruidas ante notario, y ha anunciado una demanda a la Junta Directiva para dirimir por vía de la justicia si el plazo debía haber sido hasta el 2 de octubre.

"Cardoner dio el miércoles por cerrado el plazo de recogida de firmas. Desde que el club cierra el plazo, y lo hace porque puede, el voto de censura queda cerrado. Dijimos que seguiríamos recogiendo firmas hasta el 2 de octubre, pero me parece que seguir aceptando firmas sabiendo que ya no tendrá validez, por coherencia teníamos que dar por cerrado el voto de censura, como hacemos", aseguró en rueda de prensa.

Dado por cerrado el voto de censura, Benedito explicó que de haber podido recoger firmas hasta el 2 de octubre, el plazo que sigue defendiendo al no contar los sábados como días hábiles, probablemente hubieran llegado a las 16.570 firmas necesarias para poder llevar a cabo el voto de censura y emprender la votación entre los socios.

"Teníamos cerca de 110 envíos con papeletas pendientes de llegar, esperamos recibir unas 1.500 papeletas firmadas. Me consta que están enviadas por correo y estamos esperándolas. Ayer miércoles a las 23.30 horas teníamos recogidas y validadas, formalmente llenas como exige el club, 12.504 firmas. Si les sumas las 1.500 que teníamos confirmadas, estábamos cerca de unas 14.000 firmas", comentó.

"Con estas firmas, añadidas si no hubieran atentado contra el derecho del socio a las de un partido en el Camp Nou, era fácilmente previsible que llegáramos. Estamos ante un eventual aseguramiento del voto de censura. Nunca los socios del Barça han mostrado tan mayormente su oposición a una Junta Directiva", destacó Benedito.

El socio promotor, antiguo candidato a la presidencia del club, denunció lo "complicado" que ha sido el proceso de recogida de firmas debido a la actitud de la Junta Directiva del FC Barcelona y los constantes "palos a las ruedas y problemas" que han tenido, entre ellos el tema de los plazos. Para Benedito, que el club se enrocara en poner el 27 de septiembre como plazo, es debido al miedo que tenían de que se llegara a las firmas requeridas.

"Quizá por esto Cardoner y la Junta, pese a que me consta que hay discrepancias dentro de la Junta, han hecho imponer el ala dura, la de ir contra el socio y la esencia del club, y han decidido cortar por lo sano no fuera que consiguiéramos las firmas, que las conseguíamos, y así asegurarse el seguir aferrados a la silla", cargó contra la Junta.

DEMANDA A LA JUNTA Y DESTRUCCIÓN DE FIRMAS

Por ello, Benedito interpondrá una demanda a la Junta Directiva no para poder contabilizar las firmas que pueda acabar recogiendo, dado que aunque estén fuera de plazo y haya cortado la recogida afirmó haber recibido 200 firmas en la mañana de este jueves, sino para que la justicia dictamine si el plazo correcto era el día 27 de septiembre o el 2 de octubre.

"Va de camino al Barça un burofax en que se anuncia la decisión de interponer demandad ordinaria contra la Junta en defensa de los derechos de los socios para hacer valer la razón que tenemos; que en su momento se propuso el laudo arbitral del colegio de abogados y se negaron. No renunciaremos a nada, los socios teníamos derecho a que el plazo no acabara el día 27. La justicia finalmente nos dará la razón de que la Junta Directiva tendría que haber alargado el plazo", aseveró.

Además, Benedito presentó el acto de requerimiento ante el notario de Barcelona, José Ángel Ruiz Prado, y conforme entregó las 12.504 firmas recogidas fueron destruidas por el propio notario. Una decisión emprendida para evitar que los datos de los socios firmantes en favor de la moción acaben en manos de la Junta Directiva.

"La pena es que la acción democrática del club del voto de censura pone en riesgo su continuidad en el club. Para evitar que se hiciera uso de los datos de los socios firmantes ya hemos destruido nosotros las firmas. Cardoner llegó a exigirme que entregara las firmas al club porque si no decía que era una falta de respeto de mi persona a los socios. No hay ética legal que obligue a un promotor de voto de censura que no llegue a la cifra a entregarlas al club", esgrimió Benedito, que negó tener pensado volver a emprender una moción de censura en el futuro inmediato.

Ahora en portada

Comentarios