Izquierdista Verónika Mendoza plantea nueva Constitución y reformas en Perú

La candidata presidencial del izquierdista Frente Amplio, Verónika Mendoza, aseguró el viernes que de ganar las elecciones en Perú planteará una nueva Constitución de cara a realizar "transformaciones radicales".

"Hemos planteado la necesidad de una nueva constitución, entendiéndola primero como la expresión de un nuevo pacto político social", dijo durante una conferencia con la Asociación de Prensa Extranjera.

Verónika Mendoza, cuarta en los sondeos con un 9% de intención de voto, justificó una nueva carta constitucional para que "las mayorías del país se puedan sentir verdaderamente representadas, (y) para superar además la Constitución (actual) que es producto de un gobierno autoritario que se dio en un contexto de un golpe de Estado".

La candidata, de 35 años y parlamentaria desde 2011, omitió dar detalles sobre el camino que seguiría para su propósito. "Desde el primer momento impulsaremos reformas basados en la legitimidad de la ciudadanía en las urnas", indicó Mendoza.

La Constitución actual de Perú data de 1993, cuando el país era presidido por el hoy encarcelado Alberto Fujimori, durante un período en que había disuelto el Congreso para gobernar con apoyo de las fuerzas armadas en el marco de los enfrentamientos con el grupo Sendero Luminoso.

Alberto Fujimori, quien cumple desde 2007 una condena de 25 años por violaciones a los derechos humanos, es el padre de la candidata favorita para ganar el 10 de abril, Keiko Fujimori.

Mendoza tomó distancia del modelo venezolano, con el cual sus adversarios han tratado de vincularla, asegurando que el Frente Amplio no implementaría, por ejemplo, el control de precios y el control cambiario.

"El país necesita transformaciones profundas y radicales en el terreno económico", abundó la candidata presidencial, al justificar que modificará una Constitución considerada como la piedra fundamental del régimen económico que convirtió a Perú en una de las economías más abiertas de América Latina.

Abogó por una aumento temporal de la inversión pública a partir del uso de las reservas y la promoción de un modelo alternativo al primario exportador.

Mendoza defendió también la necesidad que el Estado recupere la soberanía sobre los recursos del país, como el gas, para renegociar los contratos del yacimiento de Camisea, que explota un consorcio multinacional de capitales estadounidenses, surcoreanos, argelinos, argentinos y españoles.

"Planteamos renegociar los contratos de gas para que el Estado peruano decida dónde debe ir ese recurso, que debe ir a las familias peruanas", indicó.

El Frente Amplio representa el más serio intento de la izquierda peruana, desde la caída del muro de Berlín en 1989, para recuperar el terreno que perdió luego de haber alcanzado a representar a un tercio del electorado.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios