Jean-Marie Le Pen defiende que Marine debería abandonar la jefatura del Frente Nacional

El presidente de honor del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, ha defendido este martes que su hija Marine y la actual directiva del partido deberían renunciar tras los malos resultados obtenidos en las elecciones presidenciales y parlamentarias.

A su llegada a la sede del partido este martes, Le Pen se ha encontrado las verjas cerradas con candados para impedirle el acceso a la reunión del comité político que se está celebrando para analizar los resultados de las parlamentarias, en las que el Frente Nacional ha logrado ocho escaños.

La líder del Frente Nacional mantiene una tensa relación con su padre, quien fue expulsado del partido en agosto de 2015 pero fue reinstaurado como presidente de honor por decisión judicial el pasado otoño. Le Pen fundó el partido ultraderechista en 1972 y consiguió pasar a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en 2002.

"Creo que la ejecutiva debe dimitir porque era responsable de la dirección de las campañas electorales y ha fracasado", ha opinado Le Pen ante los periodistas congregados a las puertas de la sede del partido. "En estas condiciones, el pudor exige que uno se retire, que pase el testigo a otro equipo", ha defendido.

Preguntado específicamente sobre si su hija debía dimitir como presidenta del Frente Nacional ha respondido tajante: "en mi opinión sí" debido a los "fracasos" aunque ella diga que han conseguido una "gran victoria" por los ocho escaños.

En cuanto a quién asumiría las riendas del partido, Le Pen ha replicado que "corresponde al Frente Nacional decidirlo". "Seguro que hay alguien, nadie es irremplazable", ha sostenido.

"Yo soy el fundador del partido todavía tengo algo que decir, aún estoy vivo, cuando muera, ya se verá", ha insistido el controvertido político, que ha recordado que aún es eurodiputado por el Frente Nacional.

Tags relacionados

Ahora en portada

Comentarios