Lunes, 20.11.2017 - 08:26 h

El PDeCAT dio el 'ok' a la estiba tras una larga negociación con De la Serna y Báñez

Las claves de la negociación: permitir que los estibadores sigan cargando y descargando vehículos y la eliminación de la disposición adicional primera relativa a los contratos temporales.

Los ministros Íñigo de la Serna y Fátima Báñez, junto al Secretario de Estado de Fomento y el Director General de Trabajo, se han trabajado el decreto ley con varios diputados catalanes.

Estibadores cargan contenedores en un barco en el puerto de Valencia.

No ha sido fácil para el Gobierno sacar adelante el real decreto ley de reforma de la estiba, pero lo ha conseguido. Este jueves ha podido salvar un primer trámite en el Congreso gracias a la colaboración del PDeCAT. Se pone así fin a semanas de intensa negociación en las que se han implicado dos ministros del Gobierno, un secretario de Estado y un director general. Una participación de alto nivel ya que la medida exigía ser aprobada tras el bochorno de marzo, cuando la cámara baja rechazó el primer decreto ley. Esta es la historia de cómo el Ejecutivo ha conseguido salvar la remodelación de la estiba a pesar de la oposición de los estibadores.

Lograr la abstención de los nacionalistas catalanes en la votación de este jueves ha estado precedida de más de una decena de reuniones a alto nivel entre miembros del Ejecutivo y diputados del PDeCAT. Por parte del Gobierno se han implicado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, la de Empleo, Fátima Báñez, el Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, y el Director General de Empleo, Xavier Jean Braulio Thibault. Por parte de la formación catalana han participado los parlamentarios Ferrán Bel, sobre quien han pivotado las negociaciones, Carles Campuzano y Jordi Xuclá.

Algunas de esa decena de reuniones han tenido lugar, incluso, en las sedes de los Ministerios de Fomento o Empleo. Los contactos comenzaron días después de que el Congreso tumbara el primer decreto ley en marzo y finalizaron al semana pasada, cuando De la Serna llevó al Consejo de Ministros el texto final ya con el 'ok' del PDeCAT. Así se conseguirá cumplir con la sentencia de la UE y se podrá frenar la multa de 134.107 euros diarios (además de los 23 millones acumulados) que amenazaba a España.

En este tiempo también ha habido contactos con la Comisión Europea por ambas partes. Bruselas ha seguido de cerca las negociaciones y ha enviado mensajes sobre la necesidad de aprobar este decreto ley tanto al PDeCAT como al Gobierno, que ha mantenido una negociación diplomática con la Comisión Europea para intentar frenar la multa millonaria y negociar una sanción simbólica en lugar de los 23 millones de euros acumulados). Las autoridades de los puertos de Barcelona y Tarragona han estado igualmente muy activas en los últimos días, mostrando su disposición favorable para que el acuerdo saliera adelante.Las claves para que el PDeCAT se abstuviera

En las negociaciones con el Gobierno hubo varias cuestiones que el PDeCAT puso sobre la mesa que debían modificarse del primer decreto ley de marzo. Si Fomento no las cambiaba no habría acuerdo. La principal tiene que ver con la manipulación de vehículos a motor, cuestión que el Gobierno ha aceptado rectificar para que los estibadores puedan seguir realizando el embarque y desembarque. 

Para los nacionalistas catalanes era un punto clave. Calculan que este cometido ocupa al 20% de los estibadores, lo que hubiera generado un problema para ellos si se les retira ese trabajo que, sin embargo, sí había generado cierta expectación en las compañías automovilísticas por una posible reducción de los costes del servicio.

Otra de las peticiones que hizo el PDeCAT fue eliminar la disposición adicional primera que hacía referencia a los contratos de trabajo temporales. En concreto, Fomento aceptó retirar el recargo de la Seguridad Social por contratar a trabajadores por un periodo inferior a siete días. Y, por último, solicitó que el convenio de Puertos prevaleciera sobre el de las empresas, petición que el Gobierno incorporó al decreto ley en una disposición adicional. 

Una vez aprobado el decreto ley, Fomento presentará en los próximos días un real decreto que se está terminando de redactar. Es en esta parte cuando el Ministerio ha mostrado su disposición a escuchar las aportaciones de los estibadores. Así se lo explicó el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, en una conversación que tuvo con sindicatos y patronal, y en la que transmitió que el Gobierno va a remitir trabajadores y patronal un texto que tendrá como base la propuesta que hizo el mediador, el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña. En Fomento quieren evitar la palabra "negociación" con los estibadores.

Ahora en portada

Comentarios