Viernes, 26.04.2019 - 18:31 h
Se concibieron a través de un donante de esperma

La exmujer de Michael Jackson confiesa que los hijos del cantante no son suyos

Debbie Rowe, la enfermera que estuvo casada con el cantante, ha roto su silencio después de 20 años.

Michael Jackson
La ex del 'rey del pop' ha confesado que fue fecundada y nunca tuvo relaciones con él / EFE

La emisión del documental 'Leaving Neverland' ha vuelto a despertar a todos los fantasmas que sobrevuelan la vida y la carrera de Michael Jackson. Los supuestos abusos que se narran en el documental de HBO han provocado cientos de testimonios y declaraciones a las que se han sumado las de una mujer que lleva muchos años en silencio, Debbie Rowe, la enfermera que estuvo brevemente casada con Michael y que es madre de sus dos hijos mayores, Prince Michael I y Paris.

Lo que ha confesado Rowe no ha sido más que la confirmación de lo que ya se especulaba hace tiempo: que los dos niños que tuvo con el 'rey del pop' no son suyos, sino que fueron concebidos gracias a un donante de esperma. Ha sido en el diario británico 'The Sun' donde la enfermera ha roto su silencio para admitir que nunca mantuvo relaciones con Jackson y que fue fecundada "como una yegua".

De este modo, la enfermera pone fin a todos los rumores que han circulado en estos años, ya que los niños son de piel clara y ojos azules, algo que siendo Michael de raza negra siempre ha llamado la atención. Según Debbie, conoció al artista en 1996 en la clínica dermatológica -a las que el cantante era asiduo por su obsesión de aclarar su piel-, en la que ella trabajaba, justo cuando acababa de divorciarse de Lisa Marie Preysley. "Él solo quería tener hijos y yo le dije, de acuerdo, tendré tus hijos".

Así, ese año, tres meses después del divorcio, contrajeron matrimonio en Sidney e inmediatamente después tuvieron a Prince y a los dos años a Paris. "Le ofrecí mi vientre, fue un regalo. Fue algo que hice para mantenerlo feliz", ha confesado Rowe, que renunció a la custodia de sus dos hijos cuando se separó de Jackson en 1999.

El enlace de ambos estuvo rodeado de polémica. Por ejemplo, Debbie se casó de negro completamente, y el padrino de la boda fue un niño de ocho años llamado Anthony, del que el cantante dijo que era su sobrino. Solo unas pocas personas fueron testigos de un matrimonio que solo tenía el objetivo de dar hijos a Michael. 

Según contó Rowe hace unos años en un documental, el cantante era un magnífico padre, ya que ella nunca tuvo que ocuparse de los niños. "No cambié un pañal ni me levanté jamás por la noche, cuando iba a hacerlo Michael ya estaba allí", reveló. Esas afirmaciones siempre las han corroborado sus hijos, que ahora son ya mayores de edad y siempre han defendido la figura de su padre.

Cabe recordar que el 'rey del pop' tuvo un tercer hijo, llamado Prince Michael II, al que todos llaman Blancket, que habría sido concebido por gestación subrogada. Debbie Rowe guarda relación con sus dos hijos, sobre todo con Paris, con quien se le ha visto alguna vez paseando por Los Ángeles.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios