Jueves, 18.07.2019 - 07:17 h

"Franco sólo fusiló a 23.000 personas", según el vicepresidente de la Fundación del dictador

El vicepresidente de la Fundación Francisco Franco, Jaime Alonso García, asegura la víspera del 20N que el Regimen "sólo fusiló a 23.000 personas".

"El que gana, desde el 1 de octubre del 36 hasta el 75, no fusila a nadie que no sea en un consejo de guerra, un tribunal excepcional, igual que es ahora la Audiencia Nacional", afirma.

El Ayuntamiento de Oviedo retira hoy las distinciones a Franco, a otros cuatro militares y a un escritor

Jaime Alonso García es el vicepresidente de la Fundación Francisco Franco. Con motivo del aniversario de la muerte del dictador, el 20N, ha concedido una entrevista al diario El Mundo en la que afirma que el régimen "sólo fusiló a 23.000 personas".

"El Régimen no fusilaba por capricho", afirma. Recuerda los consejos de guerra y afirma que en España se "fusiló infinitamente menos que fusilaron en Italia, Francia o Alemania". "El que gana, desde el 1 de octubre del 36 hasta el 75, no fusila a nadie que no sea en un consejo de guerra, un tribunal excepcional, igual que es ahora la Audiencia Nacional. Así se juzgó a criminales que habían cometido infinidad de crímenes".

Destaca el asesinato de Lluis Companys: "Cualquier historiador puede ver las razones, está en los legajos".

Preguntado por cómo era Franco de cerca, el vicepresidente de la Fundación cita a los ministros que le trataron: "Me dicen que era sabio, prudente, que escuchaba muchísimo, enormemente deferente con quienes le rodeaban, jamás le oyeron una palabra más alta que otra, y profundamente trabajador".

Sobre el matrimonio homosexual asegura que si Franco viviera diría "que el matrimonio de dos hombres o dos mujeres no fuera llamado matrimonio. En todo lo demás, cada época tiene sus ideas. El mundo ha evolucionado. Él entendería esa evolución aunque no estuviera de acuerdo". Niega eso sí que aprobara el aborto.

El vicrepresidente de la Fundación cita la pena de muerte y dice que está de acuerdo con esa pena: "Sin duda alguna, para delitos de terrorismo, es la única solución. Yo la aplicaría y es un signo de civilidad que no se pueda matar al inocente. Paradójicamente, los mismos que están en contra de la pena de muerte están a favor del aborto. La pena de muerte verdadera es a un ser indefenso, no nacido. El criminal que opta libremente por matar... No hay ninguna razón para matar a un semejante. Por tanto, no tendría inconveniente ninguno en que el Estado, en legítimo derecho y en ejercicio de la coerción, pueda restablecer la pena de muerte y se pueda fusilar a terroristas y delitos de sangre especialmente graves".

Sobre las fosas franquistas afirma que esta batalla esta instrumentalizada "con fines políticos y además son subvencionados. Respeto a todo el que en una contienda civil haya sido, entre comillas, asesinado, porque ya sabía que luchaba. En la parte nacional, desde el 1 de octubre no se fusiló a nadie. Todos los fusilados son con causa. ¿Qué garantías tuvo José Antonio Primo de Rivera? Ninguna. Era esa España cainita". 

Ahora en Portada 

Comentarios