Miércoles, 22.11.2017 - 05:08 h

Las frases de Rajoy en su comparecencia en el Congreso por el caso Gürtel

Rajoy argumenta que la responsabilidad política se exige en mociones de censura y que la persecución inquisitorial es contra su partido, no contra su gestión.

El presidente argumenta que la Cámara le ha otorgado la confianza en dos ocasiones y yo como presidente he contestado en 52 ocasiones sobre corrupción.

En directo: Mariano Rajoy comparece para explicar el caso Gurtel

Rajoy ha comparecido en el Congreso para hablar del caso Gürtel. Ha aceptado la comparecencia, pero ha reprochado que dada la situación del país esto sea lo más importante y ha denunciado que estamos ante una inquisición contra un partido, y no contra un Gobierno. Ha desgranado las leyes contra la corrupción y ha criticado las verdaderas intenciones de los partidos que le han pedido esta comparecencia, que ha durado en su primera intervención 35 minutos.

Nos han herido en un rincón de España, pero el dolor lo ha sentido España entera.

Recordamos a las víctimas tuvieran o no pasaporte español.

Hemos intentado que nadie se sintiera desamparado tuviera la nacionalidad que tuviera.

Hemos pasado muchos años soportando el zarpazo del terror.

Tenemos unas fuerzas de seguridad entre las mejores del mundo.

Nos han hecho daño, pero no nos han vencido.

Estamos unidos en el empeño de la mayor amenaza contra Occidente.

He respondido en 32 preguntas relacionadas contra la corrupción y he hablado de ello en 52 ocasiones.

Hay dos comisiones parlamentarias, una de ellas de investigación, en la que han hablado miembros del PP que abandonaron el partido hace casi un lustro.

Me he sometido siempre a esta Cámara y respondo de mis actos.

Hemos aprobado una decena de leyes para mejorar la lucha contra la corrupción.

Lo hago porque es mi obligación como presidente.

Otra cosa es que a algunos de ustedes no les guste nada de lo que hago.

Otra cosa es que acepte mansamente sus imputaciones.

La pena, que imponen ustedes, es que abandone el Gobierno. No es así como funcionan las cosas.

Su argumento es que no acepto mis responsabilidades porque he hablado como testigo.

No se entiende el celo inquisitorial de algunas de sus señorías.

No entiendo que se me pregunte por el Ejecutivo sino por mi partido.

Ustedes quieren condenar a mi formación política. 

Su suma de minorías no le enmiendan la plana a las tres ocasiones que los españoles han hecho en las urnas.

Es más atinado el juicio de los españoles, que el de algunas de sus señorías. 

Su concepto de responsabilidad política es un saco sin fondo en base a sus intereses políticos. 

No me opongo a que se me exijan responsabilidad políticas. 

Solo ustedes pueden exigirme responsabilidades políticas. Esta cámara me puede retirar la confianza. 

Antes el Gobierno perdía la responsabilidad por perder una votación, pero eso generaba responsabilidad.

La moción de censura es la manera de exigirme la responsabilidad política.

Contra la corrupción son mejores las reformas que los reproches.

En el primer Consejo de Ministros se aprobaron medidas contra la corrupción.

Hemos rebajado la financiación y acotando las donaciones. 

Hemos establecido más límites y controles y exigencias de transparencia. 

Hoy hay las reglas contra la corrupción más estrictas de la democracia. 

Hemos extremado la vigilancia con los partidos.

Ahora hay un delito penal contra la financiación irregular de los partidos. 

Es mi gobierno el que ha reformado la situación de los altos cargos. 

El Gobierno ha ampliado los plazos de prescripción de los delitos de corrupción.

Hay 105 unidades destinadas a la lucha contra la corrupción, la Fiscalía Anticorrupción ha aumentado desde 2014 el 40% su personal. El de la Guardia Civil un 35%.

En España no hay impunidad y las irregularidades se sancionan en los tribunales y en las urnas. 

De no ser así no se habrían conocido los casos que conocemos ahora. 

No hay impunidad contra la corrupción porque en España hay controles y libertad de prensa.

En España hay un Tribunal de Cuentas que controla a los partidos. 

En España las instituciones funcionan.

Yo creo en la política y en su nobleza. En su dignidad.

Como no estoy enfermo de sectarismo, les incluyo a todos en ese pensamiento sobre la dignidad de la corrupción.

No me voy a aplicar las sanciones que me exige esta cámara. 

Tenemos retos muy importantes que merecen nuestra atención y que nos exigen trabajar juntos.

Algunos quieren liquidar nuestra unidad nacional de forma unilateral y sin respeto por las reglas de la democracia.

Defenderemos a los catalanes de un proyecto autocrático dirigido por radicales. 

Nos hemos recuperado de la mayor crisis económica en décadas. 

Nos queda el reto de llegar a los 20 millones de ocupados. 

Ahora en portada

Comentarios