Exdelegados del Gobierno contra la Violencia de género aplauden el Pacto, pero avisan de que solo es un punto de partida

Miguel Lorente califica la abstención de Podemos como "el error político más grave de los últimos tiempos"

Exdelegados del Gobierno contra la Violencia de género aplauden el Pacto, pero avisan de que solo es un punto de partida

Los exdelegados del Gobierno contra la Violencia de Género, Miguel Lorente y Blanca Hernández, han aplaudido la aprobación en el Pleno del Congreso del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, pero consideran que la lucha contra esta lacra, que se ha llevado por delante más de 700 vidas en la última década, no se puede quedar en la puerta en marcha de las 213 medidas acordadas.

En declaraciones a Europa Press, el primer Delegado del Gobierno en esta materia, Miguel Lorente, ha lamentado la abstención de Unidos Podemos y ha asegurado que es el "error político más grave de los últimos tiempos". Si bien ha subrayado que este acuerdo no es suficiente para combatir el fondo del problema, como es "la normalización del machismo", sí ha asegurado que se trata de un paso más en beneficio de las mujeres que sufren violencia y sus hijos.

"El pacto tendría que ser contra el machismo, que es la violencia estructural", ha subrayado este médico forense, que dirigió la Delegación del Gobierno entre 2008 y 2011. A su juicio, esa "normalización" del machismo "ocupa demasiado espacio" en la sociedad española para ser erradicado por las medidas acordadas.

Pese a ello, ha insistido en dar la "bienvenida" al acuerdo y en subrayar que las iniciativas que lo contienen no son las únicas ni serán las últimas. "Esto no es un punto y final", ha afirmado, para añadir que, a partir de ahora, el Gobierno tiene que desarrollar la normativa para que se puedan aplicar las medidas pactadas y dotarlarlas de un presupuesto "para que no se queden en el mundo de los deseos".

"Si no se aplica el Pacto será un doble fracaso por la imposibilidad de llevar a cabo una respuesta y por la frustración que podría generar en el colectivo con el que hay un comprometido", ha advertido Lorente, que ha destacado que no se puede dejar que la "injusticia" de la desigualdad se traduzca en violencia: "Cuando se habla de violencia el tiempo pasa en vidas, no en días".

EL PACTO SUPONE UN "BLINDAJE"

La segunda delegada del Gobierno en la materia entre 2011 y 2016, Blanca Hernández, ha destacado la importancia del pacto porque supone un "blindaje" frente a actitudes de retroceso o posiciones políticas futuras que amenacen la lucha contra la violencia de género. Asimismo, ha celebrado las medidas referidas a la protección de los menores, aunque ha admitido que hay otras que se han quedado "fuera".

Con todo, ha celebrado el consenso alcanzado este jueves en el Pleno del Congreso, pese a la abstención de Podemos, y ha señalado que quienes firman el pacto ahora recogen "un testigo" dentro de una carrera de fondo, como es, a su juicio, la lucha contra la violencia de género: "Esto es un proceso, hoy se firma un pacto, pero después hay que seguir aportando y trabajando".

Ahora en portada

Comentarios