El nuevo gabinete de Humala nace debilitado tras el pulso con la oposición

Lima, 18 mar (EFE).- El nuevo gabinete del presidente de Perú, Ollanta Humala, que logró a la tercera votación el apoyo del Congreso, nace debilitado tras el pulso con la oposición y por las denuncias de presunto tráfico de influencias contra el flamante primer ministro, René Cornejo.

Comisión del Congreso abre una investigación al nuevo primer ministro de Perú

Lima, 18 mar (EFE).- El nuevo gabinete del presidente de Perú, Ollanta Humala, que logró a la tercera votación el apoyo del Congreso, nace debilitado tras el pulso con la oposición y por las denuncias de presunto tráfico de influencias contra el flamante primer ministro, René Cornejo.

El Parlamento, que en dos votaciones el viernes pasado se abstuvo de dar su aprobación al gabinete encabezado por Cornejo, lo que condujo a los ministros a poner sus cargos a disposición de Humala, dio ayer su aval aunque los principales partidos de oposición, encabezados por los fujimoristas y el partido del expresidente Alan García, votaron en contra.

Cornejo, quinto primer ministro en menos de tres años de Gobierno de Humala, consiguió el respaldo después de señalar que no va a "permitir ningún tipo de intromisión", en respuesta a las críticas de la oposición sobre la injerencia de la primera dama y presidenta del Partido Nacionalista, Nadine Heredia, en el Ejecutivo.

Pero apenas horas después de conseguir la luz verde del Parlamento, la comisión de Fiscalización del Congreso anunció hoy que ha abierto una investigación preliminar a Cornejo por una denuncia de que mantuvo su participación en una empresa que ganó varias licitaciones de obras con el Estado, cuando ya era ministro de Vivienda.

La denuncia fue presentada por el legislador Víctor Andrés García Belaunde, quien consideró ayer que el "gabinete sale muy debilitado y será difícil" que Cornejo permanezca mucho tiempo al frente de la Presidencia del Consejo de Ministros.

La inédita votación del viernes fue posible gracias al surgimiento de una nueva mayoría opositora en el Parlamento, que dejó claro que puede llegar a reunir más de 70 votos, mientras que el Gobierno solo cuenta con los 43 de Gana Perú y los 9 de su aliado Perú Posible del expresidente Alejandro Toledo (2001-2006).

El Partido Popular Cristiano-Alianza para el Progreso (PPC-APP) ha asegurado que cambió el lunes su voto de abstención del viernes porque consideró satisfactorias las declaraciones de Cornejo en las que se desmarcó de Nadine Heredia, aunque ya han surgido las voces que apuntan a que este apoyo fue a cambio de obtener la presidencia del Congreso.

En este nuevo escenario, a Humala, cuya popularidad en las encuestas vive los momentos más bajos, no le queda otra que el diálogo con la oposición.

Pero este diálogo se antoja difícil con los principales partidos opositores, el fujimorista Fuerza Popular y el Aprista por sus expectativas electorales para los comicios de 2016.

El propio Humala dijo hoy que cada agrupación política tiene sus expectativas y aspiraciones de cara a los procesos electorales, pero "el diálogo es sin chantaje ni amenazas porque creemos que por ahí no se llega a nada".

Y es que para el Partido Nacionalista Peruano (PNP), en el poder, esta situación de crisis la ha propiciado Alan García en su afán de evitar la investigación por supuestas irregularidades en su contra durante su segunda gestión, realizada por una comisión del Parlamento.

También señaló a Alan García como el responsable de esta crisis el premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

"Alan García es el hombre más inteligente que tiene la oposición, sin ninguna duda. Es un hombre que está en campaña, quiere ser reelegido por tercera vez. Creo que la popularidad de Nadine Heredia lo ha desquiciado y, al ver amenazada su candidatura, es la figura maquiavélica detrás de esta extraordinaria operación de demolición", afirmó Vargas Llosa.

Aunque Nadine Heredia ha descartado en varias ocasiones que busque postularse en las elecciones de 2016, desde la oposición se insiste en esa idea.

El fujimorismo, cuyo enfrentamiento con el Gobierno se deriva de la negativa a conceder el indulto humanitario al expresidente Alberto Fujimori, también aprovecha la coyuntura para fortalecer la candidatura presidencial de Keiko Fujimori, que encabeza las encuestas de intención de voto para los comicios de 2016.

Temas relacionados

Ahora en Portada 

Comentarios